Sara Mujer de Fe

Día 1 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Sarai la estéril

"Mas Sarai era estéril, y no tenía hijo" (Génesis 11:30).

¡Cuán duro es para una mujer cuando la etiquetan por sus defectos, y no es reconocida por sus virtudes! ¿Reconoces esté tipo de situaciones?

Es extraño que en la Biblia se le presenta como una mujer cuyo padre no es mencionado de forma directa, pero si se enfatiza sobre el hecho que era estéril (Génesis 11:27-30). Según comentaristas bíblicos se menciona que Sara era hija de Taré, concebida con otra esposa que no era la madre de Abram, la Biblia misma así lo refiere: “Y a la verdad también es mi hermana, hija de mi padre, más no hija de mi madre, y la tomé por mujer” (Génesis 20:12). Cabe destacar que el casamiento con un medio hermano(a) o pariente cercano fue prohibido posteriormente por el código civil mosaico.

El hecho de que se mencione su defecto; en este caso la esterilidad, nos anticipa la gran importancia de los detalles para el desarrollo y el cultivo de la fe, en este caso la de Abraham, y sobre todo en la de Sara. Además de ser una lección para nosotras.

Y es que Dios está presente en esos detalles, son ellos quienes nos ayudan a entender el carácter de Dios, y su propósito para nuestras vidas. Al estudiar la Biblia debemos hacerlo con detenimiento, estudiando texto y contexto de toda la historia, tomando nota de esos detalles que marcarán la diferencia en la historia, y nos llevarán a desarrollar nuestra fe en un Dios MARAVILLOSO.

Sarai, la estéril, estaba por vivir momentos en su vida que la marcarían a través del dolor. En las malas decisiones comprendería los detalles de Dios para su vida.

La Biblia hace mención de las esposas de los hermanos de Abram, quien se casó con Saraí, y Nahor se casó con Milcá, que era hija de Harán y hermana de Iscá. (Génesis 11:29). Para posteriormente hacer referencia que Saraí era estéril. ¿La comparación duele cierto? Pero recuerda para Dios, cada una de nosotras somos diferentes, con cualidades, talentos y lo mejor, con un propósito definido para Dios.

La Biblia hace un contraste para nosotras en nuestros días. No importa la etiqueta que nos coloquen o que tu misma te impongas, porque para Dios somos mujeres ELEGIDAS CON PROPÓSITO (1 Pedro 2:9). Un propósito único e inigualable. Y si no lo entendemos, tendremos que recorrer un camino lleno de dificultades que nos guiarán a cultivar nuestra fe.

Aplica esto hoy amiga:

¿Cuáles etiquetas tienes en tu vida? ¿Y cómo ellas te han impedido ver el plan que Dios tiene para ti mucho más allá de los detalles?

Lee la Biblia el comienzo de la historia de Saraí y toma nota de cada detalle que Dios tenía para ella y enfócate en cómo lo tiene para tu vida.