Conexiones Divinas

Devocionales

No nos cansemos de servir a los demás


Todo cuanto hacemos por alguien más es una siembra que a su tiempo traerá cosecha, pero es muy fácil desesperarnos en su espera. Es en este proceso que podemos cansarnos de hacer el bien o desistir de orar por esa persona que sigue igual después de mucho tiempo. Todo esto nos puede llevar a tomar la decisión de no llevar las cargas de los demás al sentirnos solos y cansados. Si realmente crees en la Palabra de Dios debes mantenerte firme en la promesa de que Él no puede ser burlado, no es injusto y está viendo todo lo que haces por los demás. A su tiempo cosecharás todo lo que has sembrado. Ninguna buena acción que hagas por el prójimo pasa desapercibida delante de los ojos del Padre.


En un tiempo donde todo lo tenemos rápido y entre más fácil mejor, es difícil encontrar perseverancia en las personas. Para heredar las promesas que Dios preparó para nosotros es necesario ser constantes al servir a otros y no cansarnos de hacer el bien. Ten en cuenta de que todo el trabajo que hagas por alguien más o por servicio a Dios nunca será en vano. Incluso aquello que hiciste por personas que ya no siguen a tu lado, personas que quizá te abandonaron. Todo tiene un propósito mayor en el plan de Dios para tu vida.