Loca fe

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Héroes modernos



Seguramente estás de acuerdo en que el mundo en que vivimos está fuera de control, que para arreglar las cosas, necesitamos que sucedan milagros más a menudo. Si realmente queremos resultados de locura, debemos agregarle a la fe una gran dosis de locura —aunque esto sea difícil. Así que tengo una pregunta para ti: ¿Cuán profundamente lo deseas? 



Defino unafe de locuracomo "tener deseos y realizar acciones que carecen de razón lógica confiando plenamente en lo que no se puede demostrar explícitamente". ¿Por qué mencionamos a los héroes de la Biblia como Noé, Moisés y Pablo? Porque ellos creyeron profundamente en lo que Dios los llamó a hacer. Estaban dispuestos a demostrar su fe a pesar de que la gente los llamaba locos.



Piensa en alguien que admiras. Lo admiras porque se atrevió a viajar por un camino que otros no lo hicieron. Lo triste es que muchos creyentes viven vidas seguras y tranquilas y no llegan a ver la totalidad de la promesa de Dios 



A veces Dios te va a pedir que hagas cosas que al parecer no son racionales o lógicas, cosas que la gente malentiende e incluso se burla de ellas. La Biblia está llena de esas historias.



Dios quiere que seas Su héroe moderno. Él quiere que la gente mire a la fe que tienes para que le sirva de modelo. La fe de comenzar un negocio en medio de la crisis económica, creer en una sanidad que los médicos consideran imposible, perdonar y seguir adelante después de un devastador desengaño —tuloca fe es lo que Él quiere usar para que suceda un milagro. Él no está buscando a alguien que le dé razones por las que no puede suceder. Él está buscando a alguien que crea que si Él lo dice, eso vaa suceder. 



Memoriza las palabras de Jesús en Juan 15:16: "No me escogieron ustedes a mi, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre". Si es que a veces te sientes indigno, dudando, ansioso, impaciente, desmotivado, o abrumado, permite que el Espíritu Santo te recuerde su promesa acerca de tu propósito. ¡Tú no eres un error! Eres un elegido.