21 Días De Relación Con Dios

Devocionales

Los planes aquí en la tierra deben nacer de la Intimidad con Dios.


Proverbios 16:9 NBD “El hombre hace planes, pero es el Señor el que dirige sus pasos”. 





Es muy bueno hacer planes... Es de sabios... Cuídate de no caer en súper-espiritualizaciones pensando que PLANIFICAR (hacer planes) no es de Dios... Lo que no es de Dios es “hacer planes y NO someterlos a Él para que sea Él quien dirija los planes y NO tú”.


Entonces, el tema mayor NO es EL PLAN... Es permitir que Dios DIRIJA EL PLAN: SUJECIÓN/ RENDICIÓN (Lección básica de jardín de infantes).


Veamos otra versión del mismo verso: 


Proverbios 16.9 TLA “El hombre planea su futuro, pero Dios le marca el rumbo.”


Puedes PLANEAR TU FUTURO... Eso NO va en contra de DIOS. Pero, cuida que lo planificado siempre lo sometas, lo rindas a Dios. Así le das oportunidad a Dios para corregir todo lo que NO es de ÉL, tanto en el plan como en la ejecución (A veces, el plan es de Dios, pero la ejecución no… Mayormente la ejecución se “carnaliza” por NO permanecer UNIDO a Cristo, por NO permanecer bajo el gobierno del Espíritu).


Hay cristianos que son reticentes a PLANIFICAR y se cubren en lo espiritual. Hacen eso porque NO ha sido su escuela de vida o porque se sienten “controlados” o, en la mayoría de los casos, por temor a NO lograr su objetivo (miedo al fracaso).


Otro miedo es que los planes sean “EL GUÍA SUPREMO”, sustituyendo al Señor.


Otros miedos: Muchos planes, muchas metas e informes, mucho profesionalismo y sistemas... Muchos números, pero poca vida espiritual o poco interés real por las personas, sus necesidades y condiciones... Mucha técnica, poco Espíritu Santo.


SABIDURÍA: Ambas cosas son necesarias… NO hay que tener “una mentalidad excluyente”.


Cuidado con EL PENSAMIENTO DISYUNTIVO: Es esto o lo otro, pero NO ambos...


En Liderazgo espiritual, el enemigo usa frecuentemente EL PENSAMIENTO DISYUNTIVO para privarnos de lo mucho de Dios, de la multiforme manera de actuar de Él.


Y así, hay montones de miedos que limitan, que frenan, que desvirtúan lo de Dios.


NO tenga miedo de PLANIFICAR. ¡Es de sabios hacerlo! Y eso se aprende.


Tenga temor de NO someter/rendir a Dios sus planes. Esto es temor de Dios, que es principio de sabiduría.


Tenga la certeza que, si usted verdaderamente somete/rinde a Dios sus planes y la ejecución, ¡se hará a la manera de Él! (Planes y Ejecución nacerán de su intimidad con Dios).





Nos ayuda ver otro pasaje similar: 


Proverbios 16:1-3 TLA “El hombre propone y Dios dispone.


Todo el mundo cree hacer lo mejor, pero Dios juzga las intenciones.


Deja en manos de Dios todo lo que haces, y tus proyectos se harán realidad.”


Dios NO se ofende que el cristiano proponga ideas, planes, metas, números... Sí se ofende cuando hay una actitud de autosuficiencia, guiada por el orgullo y la vanagloria del logro personal (buscando gloria propia).


La clave NO es PLANIFICAR, aunque es muy necesario... La clave es tu actitud y motivación: ¿Es de autosuficiencia o de sujeción? ¿Crees que el plan depende de ti o de Dios? ¿Está en tus manos o en las manos de Dios?





Proverbios 16:9 NBD “El hombre hace planes, pero es el Señor el que dirige sus pasos”. 





SABIDURÍA EN LIDERAZGO significa Planificar: Planes, metas, gente, presupuestos, cronogramas, sistemas, números, etc.





SABIDURÍA EN LIDERAZGO significa principalmente:


1. Poner todo en las manos de Dios.


2. Someter la planificación a LA DIRECCIÓN DE DIOS.


3. Buscar y depender siempre de la Gracia y Guía de Dios.


4. Renunciar a toda gloria personal.


5. Humillarse delante de Dios. A su debido tiempo, Él te exaltará.


6. Pedirle que active habilidades y talentos para logros eficaces, que le glorifiquen.


7. Pedirle, cada día, el carácter para empezar y terminar bien. ¡A la manera de Dios!





Dinámica: 


Escribe 7 metas muy importantes para lograr este año. 





TOMA TIEMPO PARA ORAR y consagrarlo todo a tu Dios. Si puedes, dedica varios minutos, durante varios días.


Sigue pidiendo a Dios que TRANSFORME TU VIDA DE ORACIÓN y te lleve a una Relación de Comunión íntima y de 


AVIVAMIENTO con ÉL. 


- Clama por AVIVAMIENTO en tu casa y familia, tu iglesia, tu ciudad y tu nación. Hoy ora por tu ciudad y tu nación, para que se conviertan 100% a Cristo. 


- Clama por las iglesias de tu denominación o de tu red, para que haya humillación profunda en todos los niveles del  liderazgo y que Dios los visite con Avivamiento. 


- Clama para que se abran nuevas obras, ministerios e iglesias por toda la nación y otras naciones.