Aprendiendo De Los Animales: El Camaleón

Devocionales

El Camaleón


Lengua larga, veloz y pegajosa que devora...


Bueno, vamos comprendiendo la enseñanza del camaleón, para quienes asemejan a su conducta van en picada ensordecida espiritual. Pero, ¿qué más necesitamos saber?


El camaleón tiene una lengua veloz...


La acción de la lengua es tan rápida, que el ojo humano no puede percibir la captura de la presa. A unos 96 km por hora en una centésima de segundo y sólo necesita 20 milisegundos para atrapar a un grillo.


Cuando nos comportamos como camaleones, nuestra lengua es más rápida que la mente y nuestro ojo.


Santiago lo describe así: "Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar..." Santiago 1:19


Osea, es necesario que escuchemos más y hablemos menos. 


Para el camaleón, su falta de capacidad auditiva, produce el desarrollo de una lengua muy rápida.


¿Cuánto crees que deberías contener tu lengua? Una lengua veloz puede producir desgracia a quienes te rodean y aun más a ti mismo.





El camaleón tiene una lengua larga...


Miden hasta 80 cm y su lengua supera dos veces el tamaño de su cuerpo, pero ellos saben como esconderla muy bien.


El término lengua larga es usado para describir a alquien que habla más de la cuenta, es la persona que habla mal de otras produciendo ofensas. El libro de Santiago capítulo 3 nos da una buena referencia al respecto...


Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo. (Santiago 3:2)


En ocasiones nos sentimos muiy seguros de controlar ciertos apretitos de nuestra carne, o cuerpo; sin embargo, la Palabra de Dios nos advierte que, si no logramos refrenar nuestra lengua, entonces nuestro cuerpo también está en peligro.


Los versos 9-10 abundan aun más; "Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así."


Cuando comenzamos a comportarnos como un camaleón, lo primero que ocurre es que no escuchamos la Palabra, la corrección y eso provoca que empecemos a hablar más de la cuenta, sin pensar en las consecuencias, en las heridas, en las ofensas, en el mal que se produce y ese mal la Biblia lo llama maldición. 


Santiago lo describe como un fuego, un mundo de maldad;como un veneno mortal cuando no es portadora de la Palabra de Dios.


...Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno. (v.6)


Proverbios 18:21 nos dice: "La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos."


Proponte escuchar atentamente la Palabra de Dios y permite que ella llene tu corazón de tal manera que cuando hables produzcas vida. y cuando alguien venga a hablarte mal de otra persona, sal corriendo; identifica ese camaleón, saca a ese animal inmundo de tu vida.


Bien lo dijo Jesús: "El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca." Lucas 6:45


Procura vivir una vida de bendición y no de maldición.