[Grandes Versos] Beneficio De Ser Justificado Por Fe

Dia 1 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Solo por gracia, solo por fe, solo en Cristo


Por lo tanto, ya que hemos sido justificados por la fe, tenemos paz con Dios a través de nuestro Señor Jesucristo. 


Este fue uno de los gritos de la reforma en la Europa del siglo XVI. Somos salvos solo por la gracia, solo por medio de la fe, solo en Cristo. Es increíble lo fuerte que el libro de Romanos enfatiza que somos salvos por la fe, no por las obras. 


La palabra griega para la fe (y sus relacionados) se encuentra cuatro veces en Romanos 1:16-17, nueve veces en Romanos 3:21-31, nueve veces en Romanos 4:1-15, y ocho veces en Romanos 4:16-25. Reaparece a menudo, incluso en el versículo con el que comienza Romanos 5.


¿Por qué este increíble énfasis en que estamos justificados (hechos bien con Dios) por la fe y, por lo tanto, tenemos paz con Dios? ¿Por qué Dios es tan enfático en este asunto? Puedo pensar en cinco razones por las que Dios enfatiza que estamos justificados por la gracia.


En primer lugar, la mentalidad de «ganarlo» está arraigada en el corazón humano, de manera que necesitamos el recordatorio continuo de que somos salvos por la fe, no por nuestros esfuerzos o méritos.


En segundo lugar, lo que está en juego es tan alto. Estamos hablando de la eternidad, para siempre y siempre. Debemos ser muy claros sobre cómo recibimos la salvación: por fe, no por obras.


Tercero, porque hay pasajes difíciles en el Nuevo Testamento que parecen sugerir que somos salvos por obras o bautismo, u obediencia o algo más, en lugar de simplemente recibir el don de la salvación por medio de la fe o la confianza en Cristo. La fe es recibir algo, no hacer algo. ¿Por qué Dios incluye pasajes difíciles? No sé. Puedo adivinarlo, pero no lo sé. Pero sé que hay muchos pasajes claros que enseñan la salvación por fe, no por obras. Una regla sólida del estudio bíblico es que los pasajes claros interpretan los pasajes complicados.


Cuarto, el evangelio de solo por gracia, solo por fe, solo en Cristo contrarresta todo orgullo humano. Si nos salva algo que hacemos, entonces podemos tomar parte del crédito. Pero si Cristo lo hizo todo y lo recibimos, entonces toda la gloria es para Cristo.


Quinto, Dios es tan enfático porque necesitamos escuchar el Evangelio una y otra vez. Necesitamos el recordatorio continuo de que entramos por gracia, no por rendimiento. Jesús lo pagó todo. Simplemente lo recibimos por fe. Fe, nada más.