Latidos – Cuidando Nuestro Corazón

Devocionales

Latidos 


Para los judíos, el corazón es algo más que el músculo que bombea sangre, el corazón es el lugar en donde se origina toda acción del ser humano. Es el motor que conduce la vida, por lo tanto, toda acción visible, nace en lo profundo del corazón. Es por esta misma razón, que el corazón es tan mencionado en las escrituras. En términos prácticos, cuando entregas tu corazón, entregas tu tiempo, tus afectos, tu ilusión, tus motivos y deseos. Entregas el corazón y como consecuencia entregas todo lo que tú eres. Por eso, el escritor de Proverbios señala: Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida. (Proverbio 4:23, LBLA). El corazón determina nuestro futuro, por lo tanto, se hace urgente cuidarlo. ¿Sabes por qué? Porque lo que domina tu corazón domina tu vida entera. El real estado de tu vida espiritual lo determina la condición de tu corazón. 


¿Cuánto tiempo dedicas a examinar el estado de tu corazón? A veces descuidamos aquello que tiene más importancia, y justamente por esta razón es que somos llamados a cuidar nuestro corazón.  Nuestra responsabilidad es crear un ambiente saludable para que nuestras motivaciones y acciones sean saludables. ¿Qué te parece si terminamos orando juntos?


Señor Jesús, ayúdame a construir un buen ambiente para mi corazón. Hoy comprendo la importancia que éste tiene en mi vida, que el estado de mi corazón está directamente ligado al estado de mi vida espiritual. Deseo crecer y vivir en tu voluntad, ayúdame, te necesito. En tu nombre Jesús, amén.