7 Claves Para Una Gran Familia

Dia 1 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Mejor que mi mejor amigo





Una de las maneras más simples en que puedes transformar las relaciones de tu familia es aprobando una nueva ley familiar: «Nos trataremos mejor que tratamos a nuestro mejor amigo». La mayoría de las familias han creído el mito de que los hermanos no van a ser amables entre sí, y que todos tenemos que aceptarlo. Pero en Family-iD, creemos que el HOGAR debe ser el lugar más seguro para todos los miembros de la familia, en lo relacional, emocional, físico y espiritual.


Hace unos diez años, estaba en mi habitación respondiendo unos correos electrónicos cuando escuché un alboroto en la sala. Fui a averiguar, entrando justo a tiempo para ver los golpes finales de una pelea a puñetazos sin límites entre mi hijo Avery de 12 años y mi hijo Austin de 16. Los llevé a los dos a mi habitación para arreglar las cosas.


«Así que, chicos...»Empecé, con toda la calma posible, «¿Qué fue exactamente lo que pasó?».


Avery fue rápido con su respuesta. «Me dijiste que sacara la basura, y eso hice. Pero cuando volví, Austin había tomado mi asiento en el sofá, había tomado mi almohada y mi manta y cambiado el canal. Le dije que volviera a cambiar el canal, y cuando intenté quitarle la almohada y la manta, me pegó». Concentré mi atención en Austin. «¿Es eso cierto, Austin?». Austin miró hacia abajo y asintió tímidamente. «Déjame preguntarte algo, Austin. ¿Y si hubiera sido tu mejor amigo Ben quien hubiera estado afuera? ¿Qué habrías hecho si él hubiera vuelto para sentarse en su lugar y tener su manta?». Austin pensó por un minuto. «Supongo que me habría disculpado y le habría devuelto sus cosas».


«¿Y tú, Avery?», le pregunté. «¿Y si, digamos, fuera Chris quien te hubiera quitado tu lugar y tu manta?». Avery dijo: «Bueno, Chris es mi mejor amigo. Y si él estuviera aquí, significaría que era mi invitado. Así que probablemente no habría dicho nada. Hubiera buscado otra manta y hubiéramos visto en la tele lo que él quisiera». 


Escribe algún tipo de acuerdo familiar que diga, con tus propias palabras:


«¡EN NUESTRA FAMILIA, NOS TRATAREMOS MEJOR A COMO TRATAMOS A NUESTRO MEJOR AMIGO!»


«No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes. No se ocupen solo de sus propios intereses, sino también procuren interesarse en los demás. Tengan la misma actitud que tuvo Cristo Jesús. Aunque era Dios, no consideró que el ser igual a Dios fuera algo a lo cual aferrarse. En cambio, renunció a sus privilegios divinos; adoptó la humilde posición de un esclavo y nació como un ser humano» (Filipenses 2:3-8 NTV).


Cuando apareció en forma de hombre, se humilló a Sí mismo en obediencia a Dios y murió en una cruz como morían los criminales.