Todo Nuevo, Nuevos Comienzos

Día 2 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Él hace todas las cosas nuevas.


En la biblia nos encontramos con que Dios nos perdona de todo pecado y también dice que no se acuerda más de esto y que lo borra de nosotros, ¿No te parece increíble esta declaración en la Biblia? ¿No te alegra que el Señor borre nuestro pasado tormentoso? Saber qué Dios perdona nuestros pecados, que no se acuerda de nuestras rebeldías, y que pone un alto a las maldiciones y nos da una forma de vivir, una nueva oportunidad para poder comenzar de nuevo. Es como si tuvieras un acreedor, a quien le debieras mucho dinero de tal manera que ya no ves la forma de pagarle y que cada día los intereses crecen y crecen, sientes como cada día que pasa estas más endeudado, pero un buen día Él te dice: “sabes algo te perdono la deuda, ya no me debes nada, no me debes absolutamente nada” Y entonces ahora tenemos la oportunidad de manejar mejor nuestra vida, tenemos la oportunidad de tener cuidado de no volvernos a endeudar ¿Cómo te sentirías? Pues déjame animarte con esto, porque Con Dios esto es posible, Dios nos da la oportunidad de tener nuevos inicios.


He hablado de que tenemos un Dios creativo, cada día está creando nuevas cosas, crea nuevas clases de plantas, de aves, de insectos, Dios es tan creativo que solo basta que pronuncie una palabra para que algo nuevo se forme, en el Génesis vemos que Dios dijo: “hágase la luz” y la luz se hizo y así sucesivamente, la biblia narra una historia de un centurión romano que tenía un sirviente enfermo y fue a Jesús para que sanara al enfermo, el centurión le dijo “tan solo di la palabra y mi sirviente sanara” (Lucas 7:7). Hace años la mamá de mi papa se cayó y se rompió el hueso del brazo, después de una operación su brazo no sano, de tal manera que el médico dijo que le tenía que de cortar el brazo a mi abuela, pero ella tuvo un sueño donde veía como Dios le ponía un nuevo hueso, y Dios le sano en medio de la noche y en la mañana siguiente, al despertar se dio cuenta que tenía un hueso nuevo. ¡Así de milagroso es Dios!