¿Estás Preparado?

Devocional

Mientras nos preparamos para el futuro, debemos aferrarnos a la esperanza. La esperanza se encuentra en la naturaleza de anclaje de Jesús y en ninguna otra. ¿Cómo sería para nosotros vivir en un lugar anclado, donde no seamos empujados por las circunstancias circundantes o el caos interno?  Podemos caminar a través de tormentas inquietantes y desafiantes que nos despojan de nuestra resolución, coraje, positividad o confianza. Debemos aprender a poner nuestra esperanza en Jesús sin importar lo que venga a nuestro camino. Su fidelidad nos permite permanecer. Necesitamos las anclas adecuadas para capear las tormentas. Dios continuamente proveyó a los israelitas de sustento, provisión y promesa. Si Dios empieza algo, lo termina. Dios es un Dios que mantiene sus promesas. 


PREGUNTAS 



  1. ¿Dónde has dependido anteriormente de alguien o algo que no sea Jesús?  

  2. ¿Alguna vez has sentido que Dios no ha cumplido una promesa? ¿Podría ser que Él esté trabajando para llevar algo a un lugar de finalización o que esté operando en una línea de tiempo diferente a la que imaginaste?