¿Estás Preparado?

Devocional

Para estar preparados para lo desconocido, necesitamos acercarnos a Dios.  Él quiere tener una relación vibrante con nosotros. Debemos permanecer en Dios y en sus promesas para dar fruto en nuestras vidas. Para acercarnos a Dios consistentemente, necesitamos ser disciplinados en las prácticas espirituales. Estas prácticas promueven el crecimiento espiritual. Las disciplinas desarrolladas dentro de nuestros ritmos diarios nos permitirán fortalecer nuestra relación con Dios. Esto puede incluir la adoración, la oración, el estudio, el descanso, la meditación, la comunión, la celebración o el ayuno. Las disciplinas nos recuerdan, nos restauran, nos calibran, nos entrenan, nos guían y nos reconcilian. El rey David, por ejemplo, exhibió la comunión conversacional con Dios (en la oración) a través de muchos de los desafíos que enfrentó. Podemos crecer en estas disciplinas diariamente.  


Acercarse a Dios, requiere la eliminación de relaciones insalubres, horarios excesivamente ocupados sin margen, eliminación de ídolos, o resolver cosas que ocupan demasiado espacio en nuestras mentes, como el dolor o la amargura. Acercarse diariamente a Dios es el trabajo de toda una vida, pero comienza hoy.  


PREGUNTAS 



  1. ¿Cómo se verá el disciplinarnos en las prácticas espirituales?  

  2. ¿Qué puedes quitar de tu vida que crea distancia entre tú y Dios?  

  3. ¿Qué puedes dejar en el "desierto" para entrar en la "tierra prometida" con un sentido de libertad?