De La Mano De Jesús

Devocionales

Comparte tu fe


El Espíritu Santo viene sobre nosotros por una razón clara: para ser testigos de la Resurrección de Jesús! (Hechos 1:8) Es importantísimo entender cuál es tu misión aquí en la tierra, independientemente del trabajo que tengas, o de tus estudios y/o función que cumplas, por encima de todo eso hay una Gran Responsabilidad que todo cristiano tiene consigo y es contarle a otros la "Buena Noticia de Salvación". Esto significa que, desde tu lugar de trabajo, amigos, familia y conocidos, a cada persona con la que te encuentres, es tu privilegio y responsabilidad poder compartirles esta Buena Noticia que te Salvó, compartir el amor de Jesús donde quiera que estés. 


Quizá puedas pensar que no sabes predicar o que no tienes todas las respuestas para ofrecerle a la gente, eso no es lo importante, simplemente cuéntales cómo cambió tu vida al encontrarte con Jesús y cómo puede cambiar su propia vida si ellos están dispuestos a rendirle sus vidas a Jesús! No necesitas saber la Biblia de tapa a tapa y tampoco necesariamente necesitas saber predicar, simplemente puedes decir algo como esto: "Jesús cambió mi vida y puede cambiar la tuya!", luego cuéntale tu historia, cómo te encontraste con Jesús y cómo tu vida se transformó! Verás con gran alegría como muchos amigos, familiares y conocidos también encuentran el Camino de regreso a Dios! No te enojes ni discutas con los que no aceptan, simplemente ora por ellos, en su momento Dios actuará. Tu responsabilidad es orar por ellos y hablarles, el resto déjalo en manos de Dios. Él sabe lo que hace y cuándo lo hace. 


Quiero aclarar algo aquí: esto que acabo de decirte parece tan simple que hasta un niño lo puede hacer y entender, mantenlo así: simple, porque a veces intentamos sofisticar el mensaje de salvación y lejos de mejorar, lo empeoramos. Nunca pierdas esto de compartir con otros tu fe, muchos son los que empiezan bien y luego se encierran dentro de una Iglesia pensando que su "ministerio" está únicamente dentro de las cuatro paredes de un templo. Puedes "servir" todo lo quieras dentro de la Iglesia (es correcto!), pero eso jamás puede sustituir tu responsabilidad cristiana de dar testimonio de tu fe fuera del templo! El día que pierdas eso, habrás perdido todo. La Gran Comisión que Jesús nos encomendó es para todos! 


TIPS: Si algún día pierdes la alegría de la Salvación quizá sea porque hace tiempo que no compartes las alegres Buenas Noticias con aquellos que aun están sufriendo, atados al Pecado. Cuánto más testifiques de tu fe, más grande se hará y con más alegría verás cómo Dios te usa para llevar a miles el Mensaje de Salvación!