Tengo confianza

Dia 1 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Construyendo la confianza



¿Alguna vez has ayudado a un niño a construir una torre? ¿Una que se destruirá en segundos antes que esté terminada? Sobre tu base sólida, ambos construyen hacia arriba. Entonces, tu amigo de construcción introduce toda la fuerza de su puño a la parte más débil de tu torre. Ahora, dejas al niño construir su propia torre. Quizás tengas tu turno para derribarla. Sin embargo, su torre repentinamente cae antes de ser lo suficientemente alta como para llamarla torre.



Tu amigo aún no ha comprendido el concepto de una base firme. No es el único. ¿Con que frecuencia miramos piezas de nuestra vida derribadas prematuramente? Construimos sobre la riqueza y nuestras vidas caen. Construimos sobre educación, apariencias, o relaciones, y hay momentos en que nuestras torres se desmoronan. ¿Por qué? Porque cuando nuestra confianza se basa en cualquier otra cosa que no sea la aceptación del amor de nuestro Creador, estamos diseñando fallas en nuestra base.



Es posible que estés levantando bloques ahora mismo, pensando sentar las bases, o sentado en lo alto de una frágil e inclinada torre. Hay buenas noticias para ti. Dios no solo es un Buen Constructor; es el Arquitecto Definitivo, Especialista en Restauración, y Contratista General. Antes de que sepas lo que necesitas, Él ya lo tiene. Cuando el mundo necesitaba un Salvador, envió la piedra angular principal. Podemos decir: “Tengo confianza", no en mí mismo, sino en Dios.



Durante los próximos tres días, descubriremos tres verdades para construir la confianza en Dios.



Ora: Dios, quiero que Tú y mi salvación por medio de Cristo sean el fundamento de mi vida. Invito al Espíritu Santo a revelarme otros bloques que he tratado de poner en Tu lugar. Amén.