Mejores Juntos

Devocional

PRIMER DÍA: Devolver 


¿Qué es lo que Dios ha puesto en tu mano? Cuando veo mi vida y las bendiciones diarias que hay en ella, me doy palmaditas en la espalda. Pienso con orgullo “¡Me va muy bien!”. La mayoría de nosotros hemos escuchado o incluso usado la frase “salí adelante por mí mismo” cuando pensamos en lo que tenemos en nuestras manos o en algún logro que hayamos alcanzado. La realidad es que todo lo que tenemos nos ha sido dado y, a pesar de nuestras mejores intenciones y esfuerzos, todos hemos hecho uso de lo que Dios ha puesto en nuestras manos.


Es con esa misma mentalidad de “esto es mío” que podemos acercarnos a la generosidad. La verdad es que todo lo que tenemos lo hemos recibido de parte Dios; así que devolverlo debería ser un proceso fácil. Imagínate darle a tu hijo pequeño una barra de chocolate para que la pruebe y luego pedirle que te la devuelva. Aunque suene fácil, si alguna vez has visto un niño pequeño con una barra de chocolate, sabes que habrá mucha angustia, lágrimas y hasta algunas rabietas serias si alguien intenta pedírsela. 


Muchas veces pienso que Dios hace lo mismo con nosotros: bendice nuestras vidas, nos da la capacidad de conseguir las cosas que necesitamos y luego nos da la oportunidad de devolvérselas. 


Los hijos de Israel salieron ricos de Egipto. Dios orquestó un paquete de indemnización después de la esclavitud, haciendo que el pueblo de Egipto, sus captores, los colmaran de tesoros. Los hijos de Israel habían sido oprimidos como esclavos y quebrantados durante cientos de años. Pasaron de no tener nada a salir de Egipto cargados de bienes, tesoros y fuerzas. Ellos se quedaron con los tesoros de Egipto, y meses después tuvieron la oportunidad de usar los tesoros que recibieron para construir la casa de Dios. Tuvieron la oportunidad de tomar el oro, la plata, las joyas, las pieles, la tela, los tintes y los espejos, y usarlos para su propósito, aquel tesoro era para construir la casa de Dios. Todo ese tesoro fue utilizado para facilitar un lugar de encuentro entre Dios y el hombre. Un lugar que comunicaría a las naciones del mundo que Dios estaba en medio de ellas. 


La verdad es que todo lo que está en nuestras manos es un regalo de Dios. Colectivamente podemos poner los recursos que hemos saqueado de las tinieblas e invertirlos en la construcción de la casa de Dios. ¿Qué es lo que Dios ha puesto en tu mano? Tal vez sea un talento, un tesoro o tu tiempo. Sea lo que sea, el deseo de Dios es que tomemos lo que Él ha puesto en nuestras manos y se lo devolvamos. 


¿Qué es aquello a lo que te estás aferrando y que Dios te ha dado para bendecir a los demás?