Libres de Ansiedad

Devocionales

En fuga 



Vivir con ansiedad es muy parecido a vivir en fuga—excepto que de lo que huyes es de tu propia vida. El pánico se establece en tu pecho mientras tratas con desespero de escapar a un lugar seguro que parece fuera de tu alcance. Las preocupaciones rondan en tu cabeza a una velocidad que te hace difícil respirar, el temor crece y causa indecisión y duda. 



¿Te suena familiar? Hay una presión constante para nunca detenerte—los correos no dejan de llegar, las notificaciones se acumulan en nuestros teléfonos sin olvidar la trampa de comparaciones que los medios sociales traen. Entonces, ¿cómo vivimos con eso? sabiendo que como seguidores de Jesús, somos llamados a no vivir ansiosos? 



Usualmente nos sentimos agobiados por la culta porque pensamos que los cristianos no se supone que se sientan así. 



Pero, ¿qué tal si dejamos de correr de algo y empezar a correr hacia alguien? 



Podemos. Tú puedes. La promesa de que podemos vivir libres de ansiedad no está basada en lo que nosotros podemos hacer sino en la presencia de Dios. Mira lo que dice Filipenses 4:6-7 NVI: 



No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.



Por nuestra propia cuenta, no tenemos esperanza en la lucha contra la ansiedad. Pero con Dios tenemos acceso a Su presencia, que nos ofrece una paz que no alcanzamos a comprender. 



¿Qué es lo mejor de esa promesa? Que es un proceso continuo. En cada situación. Cada vez que nos empezamos a sentir ansiosos, podemos acudir a Dios por Su paz porque la paz es una consecuencia de la presencia de Dios. 



La ansiedad a menudo no desaparecerá al instante. Es un momento a momento, un proceso continuo de búsqueda de Su presencia. Durante los siguientes días, compartiremos historias de personas que han luchado con la ansiedad y lo que han aprendido a lo largo del camino. 



¿Quieres aprender más acerca de cómo vivir libres de Ansiedad? Revisa la serie de mensajes adjuntos para encontrar más paz.



*Si estás batallando con un desorden de ansiedad, es importante que busques la ayuda que necesitas. Si crees que tienes un desorden de ansiedad, consulta a tu médico. Buscar ayuda no te hace débil; te hace sabio.