Seguir a Jesús

Dia 3 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Después de batallar con los pueblos que ocupaban la tierra prometida, el pueblo israelita tomó posesión de ella. A pesar de tener la guía de Dios sobre cómo vivir, los judíos se van adaptando a la manera de vivir de los pueblos vecinos y olvidan las enseñanzas de Dios.


La injusticia e inmoralidad en la que vivía el pueblo israelita no cumplía con el pacto con Dios. El Señor mandó profetas que comunicaban su invitación a retornar al pacto, o volver a vivir según las pautas de Dios.


El pueblo de Dios se identificaba por su linaje judío, pero también por su pacto con Dios. Este pacto era simbolizado físicamente con la circuncisión, pero también con el espíritu del pacto influyendo en el trato y respeto entre las personas, la administración de la creación y el culto a Dios. La religiosidad de la comunidad judía fue añadiendo a las pautas divinas otras tradiciones creando así una ley rígida en lugar de pautas establecidas para el bien de todos y de todas.