UNA JORNADA DE ADORACIÓN CON GENESSIS & NIKKI

Dia 4 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Perdida y Encontrada


Si eres como nosotras, nunca tienes mucho tiempo a solas. Nosotras estamos con nuestra familia grande y ruidosa, o sirviendo a nuestras comunidades o viviendo nuestras vidas con aquellos más cercanos a nosotras. Pero, siendo realistas, todas necesitamos tiempo a solas para relajarnos. Esos momentos de silencio e intimidad son necesarios para recargar y, aún más importante, para reenfocarte con Aquel que te creó.


Sin embargo, esos momentos también pueden abrir nuestras mentes a vagar. A veces, es más fácil dejar nuestros pensamientos a la deriva y ahora, lo que estaba supuesto a ser un momento de intimidad con Dios, puede convertirse en un encuentro con nuestras inseguridades. La soledad es el lugar favorito para el enemigo encontrarte y, en ocasiones, la depresión nos enfrenta cuando estamos a solas. Comienzas a dudar lo que Dios te ha llamado a hacer, te sientes cómoda en la soledad y ahogándote en la duda, hay una constante comparación y sientes que nunca podrás lograr ese llamado, te sientes desesperanzada, triste, con miedo y abandonada… estas son emociones y mentiras típicas. Sin embargo, ¡TEN ESPERANZA!


Como hija de Dios, estás vestida de justicia, tu don es TUYO y no de nadie más, el espíritu de temor no viene de ti y Dios no ha terminado su obra en ti. Estas son las promesas a las cuales nos aferramos y son la esperanza para nosotras sin importar donde hayamos estado o a dónde vayamos. Descansa en libertad.