Haciendo espacio

Día 1 de 8 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Haciendo espacio


A lo largo de Proverbios y en particular de los primeros nueve capítulos, Salomón nos dice que tenemos una elección clara: sabiduría o necedad. Los sabios conocen a Dios y experimentan una vida plena, mientras que los necios rechazan a Dios y experimentan la muerte. Los sabios entregan toda su vida a Dios, mientras que los necios entregan su vida a las cosas fugaces de este mundo.


¿Cómo sabes si estás viviendo en el temor del Señor? Estás dispuesto a entregarle todo a Él, todo. Aquellos que temen al Señor no le retienen nada. En otras palabras, entregan con alegría su vida a Aquel que es la vida.


A menudo, cuando leemos Proverbios, estamos buscando porciones útiles para guiar nuestras vidas ajetreadas. Muchas de las formas en que intentamos conquistar nuestras vidas caóticas son la organización, las reglas, los límites y las nuevas tecnologías. Pero Proverbios no trata de nosotros. Trata del Señor. Temor del Señor significa mirarlo con temor reverente. No podemos entender la sabiduría aparte del conocimiento del Señor Jesucristo. Proverbios sitúa la sabiduría dentro del contexto del temor del Señor.


Jesús es amable, compasivo, hospitalario, siempre presente, trabajador, generoso, cariñoso y valiente. Su carácter podría expresarse más fácilmente a través de su sumisión al Padre y al Espíritu Santo en cada momento y aspecto de Su vida.


Jesús siguió, escuchó y caminó fielmente con Dios el Padre y el Espíritu Santo hasta la cruz y la resurrección. Su obra en el Evangelio muestra y ofrece vida abundante a todos para cada aspecto de la vida. Si queremos ser sabios, debemos reconocer que hemos sido unos necios y que necesitamos a Jesús, la sabiduría de Dios para nosotros. La sabiduría nos llega como un don de Dios. Porque Dios nos salvó, nos llamó y nos escogió, la sabiduría de Dios nos ha llegado en Cristo.


Jesús dice que si lo miras y lo sigues, Él será la sabiduría para ti. Eso significa que no solo eres perdonado por tu necedad, sino que también recibes el Espíritu de sabiduría, quien viene para morar en ti, dándote poder y dirección para una nueva vida.