Deseos Que Nos Transforman

Devocionales

Hábito 1: Leer la Biblia


¿Cómo cumplimos el deseo de conocer mejor a Dios? ¿Qué podemos hacer para que sea una realidad? 


Hay muchas cosas que podemos hacer para llegar a conocer mejor a Dios y estar más cerca de Él. Algunos son:



  • Entregarse a Él por arrepentirse y bautizarse, así aceptándolo como Señor y Salvador

  • Hablarle por orar

  • Meditar en la Palabra

  • Cantarle alabanzas

  • Buscarlo con intensidad por ayunar


El ingrediente crucial


Entre todas las cosas que podrían ayudarnos a conocer a Dios, ¿Cuál es el ingrediente crucial? ¿Qué es aquella cosa que quizás más que todo lo demás nos acercará a Dios?


El ingrediente crucial para cumplir el deseo de conocer a Dios, estar más cerca de Él y amar más a Dios es: Leer la Palabra. Lo más importante que podemos hacer para realizar nuestro deseo de conocer más a Dios es leer su Palabra constantemente, regularmente y en pedazos grandes. 


¿Qué es leer la Palabra?


Leer la Palabra de Dios no es leer libros, estudios y devocionales; no es escuchar sermones; no es hablar con otros de Dios y la religión. Todas estas actividades pueden ser extremadamente buenas y muchas veces nos ayudan en nuestro caminar cristiano, no obstante, no pueden ser un substituto por leer la Palabra de Dios.


Leer la Palabra es pasar tiempo leyendo cada día, múltiples veces al día, empezando el día en la Palabra y terminando el día leyéndola. Es leer grandes pedazos, secciones y capítulos enteros. Es analizar lo que leemos y meditar en lo leído.


¿Por qué es tan importante leer la Palabra?


Leer la Palabra de Dios nos ayuda tanto en nuestra búsqueda de conocer más a Dios porque es su palabra — Él la habló —, y Él nos habla cuando la leemos — escuchamos su voz en su Palabra, por medio de su Espíritu —. 


Cuando leemos la Palabra, entra en nosotros y nos revela lo que Dios quiere enseñarnos de nosotros mismos y de su voluntad. Esto nos conecta con Él. Cuando lo leemos regularmente somos transformados y nos acercamos más y más a Dios. Cuando no leemos regularmente, es imposible que nos acerquemos más a Él.


¿Cómo lo incorporamos?


¿Cómo incorporamos este hábito en nuestra vida? Lo hacemos por leer en la mañana y leer otras veces durante el día, por leer mucho, por analizar mientras leemos por preguntarnos: ¿Qué dice? Y ¿Qué debo hacer?, por meditar en lo que leímos después de leer y por obedecer y hacer lo que Dios nos dice que debemos hacer al leer.


En términos prácticos, podemos utilizar los planes de YouVersion para ayudarnos a ser consistentes y para leer una variedad de diferentes secciones de la Biblia.


Debemos crear el hábito de leer la Palabra de Dios regularmente