San Lucas 15
DHH94I
15
La parábola del pastor que encuentra su oveja#15.1-7 Las tres parábolas del cap. 15 forman una unidad literaria, en la que Jesús contesta a los fariseos que lo criticaban por tratar con gente de mala fama (vv. 1-2). El punto culminante se encuentra en la conclusión de la tercera parábola (vv. 25-32).
(Mt 18.10-14)
1Todos los que cobraban impuestos para Roma y otra gente de mala fama se acercaban a Jesús, para oírlo. 2Los fariseos y los maestros de la ley lo criticaban por esto, diciendo:
—Este recibe a los pecadores#15.2 Pecadores: o gente de mala fama (Mt 9.10 nota). y come con ellos.#15.1-2 Lc 5.29-30; 19.7.
3Entonces Jesús les dijo esta parábola: 4«¿Quién de ustedes, si tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las otras noventa y nueve en el campo y va en busca de la oveja perdida, hasta encontrarla?#15.4-7 La imagen del pastor y sus ovejas es típica del AT (Is 40.11; Ez 34); véase Jn 10.11 n. 5Y cuando la encuentra, contento la pone sobre sus hombros, 6y al llegar a casa junta a sus amigos y vecinos, y les dice: “Alégrense conmigo, porque ya encontré la oveja que se me había perdido.”#15.6 Los verbos perder, encontrar y alegrarse, que se repiten en cada una de las tres parábolas del cap. 15 (vv. 6,9,32) dan unidad al discurso y recalcan su tema unitario (véase 15.1-7 n.). 7Les digo que así también hay más alegría en el cielo por un pecador que se convierte#15.7 En el cielo: posible alusión a Dios mismo; véase Mt 3.2 nota. que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.#15.7 Justos: Jesús parece referirse, con ironía, a los que se creen buenos y no ven la necesidad de volverse a Dios (cf. v. 2).
La parábola de la mujer que encuentra su moneda
8»O bien, ¿qué mujer que tiene diez monedas#15.8 Diez monedas: Lit. diez dracmas; moneda de valor aproximado al del denario (véase Tabla de pesas, monedas y medidas). y pierde una de ellas, no enciende una lámpara y barre la casa buscando con cuidado hasta encontrarla? 9Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, y les dice: “Alégrense conmigo, porque ya encontré la moneda que había perdido.”#15.9 Alégrense... encontré... perdido: Véase 15.6 n. 10Les digo que así también hay alegría entre los ángeles de Dios por un pecador que se convierte.»
La parábola del padre que recobra a su hijo
11Jesús contó esto también: «Un hombre tenía dos hijos, 12y el más joven le dijo a su padre: “Padre, dame la parte de la herencia que me toca.” Entonces el padre repartió los bienes entre ellos.#15.12 Según la ley mosaica (Dt 21.17), al hijo mayor le correspondía doble parte de la herencia. Aunque los bienes normalmente se repartían después de muerto el padre, en casos especiales éste podía hacer el reparto en vida. Cf. Lc 12.13 n. 13Pocos días después el hijo menor vendió su parte de la propiedad, y con ese dinero#15.13 Vendió... dinero: La expresión griega puede traducirse literalmente por lo juntó todo, pero en contextos comerciales significa lo convirtió en efectivo. se fue lejos, a otro país, donde todo lo derrochó llevando una vida desenfrenada. 14Pero cuando ya se lo había gastado todo, hubo una gran escasez de comida en aquel país, y él comenzó a pasar hambre. 15Fue a pedir trabajo a un hombre del lugar, que lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. 16Y tenía ganas de llenarse con las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie se las daba.#15.15-16 Puesto que los cerdos eran animales impuros para los judíos (Lv 11.7-8; Dt 14.8), puede suponerse que el patrón no era judío. El cuidar cerdos era el trabajo más despreciable que un judío pudiera imaginar; más degradante aún sería compartir con ellos la comida (v. 16). Algarrobas: fruto, en forma de vaina, del algarrobo, árbol común en Palestina; estas vainas servían de alimento a los animales, y la gente sin recursos también las comía en casos de necesidad. 17Al fin se puso a pensar: “¡Cuántos trabajadores en la casa de mi padre tienen comida de sobra, mientras yo aquí me muero de hambre! 18Regresaré a casa de mi padre, y le diré: Padre mío, he pecado contra Dios y contra ti; 19ya no merezco llamarme tu hijo; trátame como a uno de tus trabajadores.” 20Así que se puso en camino y regresó a la casa de su padre.
»Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión de él. Corrió a su encuentro, y lo recibió con abrazos y besos. 21El hijo le dijo: “Padre mío, he pecado contra Dios y contra ti; ya no merezco llamarme tu hijo.” 22Pero el padre ordenó a sus criados: “Saquen pronto la mejor ropa y vístanlo; pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies.#15.22 El padre le restituye los símbolos de su categoría de hijo: el anillo, signo de autoridad, y las sandalias, signo de hombre libre (los esclavos andaban descalzos). 23Traigan el becerro más gordo y mátenlo. ¡Vamos a celebrar esto con un banquete! 24Porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a vivir; se había perdido y lo hemos encontrado.” Comenzaron la fiesta.
25»Entre tanto, el hijo mayor#15.25-32 Al concluir la parábola con la actitud del hijo mayor, Jesús pone de relieve la actitud de los fariseos y maestros de la ley, a la cual responde con estas parábolas (véase 15.1-7 n.). estaba en el campo. Cuando regresó y llegó cerca de la casa, oyó la música y el baile. 26Entonces llamó a uno de los criados y le preguntó qué pasaba. 27El criado le dijo: “Es que su hermano ha vuelto; y su padre ha mandado matar el becerro más gordo, porque lo recobró sano y salvo.” 28Pero tanto se enojó el hermano mayor, que no quería entrar, así que su padre tuvo que salir a rogarle que lo hiciera. 29Le dijo a su padre: “Tú sabes cuántos años te he servido, sin desobedecerte nunca, y jamás me has dado ni siquiera un cabrito para tener una comida con mis amigos. 30En cambio, ahora llega este hijo tuyo, que ha malgastado tu dinero con prostitutas, y matas para él el becerro más gordo.”
31»El padre le contestó: “Hijo mío, tú siempre estás conmigo, y todo lo que tengo es tuyo. 32Pero había que celebrar esto con un banquete y alegrarnos, porque tu hermano, que estaba muerto, ha vuelto a vivir; se había perdido y lo hemos encontrado.”»#15.32 Alegrarnos... perdido... encontrado: los mismos términos de los vv. 6 y 9, pero dirigidos ahora al hijo mayor y aplicados, con fina ironía, a los mismos dirigentes religiosos que se jactaban de haberse conservado fieles a la ley de Dios (cf. v. 31).

Texto © Sociedades Bíblicas Unidas, 1994.

Aprende más sobre Biblia Dios Habla Hoy