Lamentaciones 3
PDT
3
El significado del sufrimiento
1Soy un hombre que ha visto el sufrimiento
cuando Dios castiga lleno de ira.
2Me guió y me hizo caminar
en la oscuridad, no en la luz.
3Me se puso en mi contra
una y otra vez, todo el tiempo.
4Debilitó mi cuerpo y mi piel,
rompió mis huesos.
5Me acorraló,
me rodeó de pobreza y amargura.
6Me hizo vivir en la oscuridad,
como aquellos que han muerto hace mucho tiempo.
7Construyó un muro a mi alrededor para que no pudiera escapar.
Me ató con cadenas de bronce bien pesadas.
8A pesar de que lloré y le pedí que me rescatara,
él ignoró mi oración.
9Bloqueó con murallas de piedra
los caminos que yo quería seguir;
desvió mi camino.
10El SEÑOR parecía un oso listo a arrojarse sobre mí.
Un león escondido listo para atacar.
11Me alejó del camino y me rompió en mil pedazos.
Me dejó completamente solo.
12El SEÑOR preparó su arco,
y me puso de blanco para la práctica.
13Lanzó sus flechas
directo a mi corazón#3:13 corazón Textualmente riñones..
14Todo mi pueblo se ríe de mí;
se burla de mí cantando todo el día.
15Me llenó de amargura;
me dio a beber la bebida más amarga.
16Me tiró por el suelo y me hizo comer gravilla.#3:16 Me tiró […] gravilla Según LXX. TM: Me rompió los dientes con la gravilla.
Me aplastó en el polvo.
17La paz se ha alejado de mi alma;
he olvidado lo que significa el bienestar.
18Me dije a mí mismo:
«Mi fuerza y esperanza en el SEÑOR han desaparecido».
19Recuerda que estoy triste y no tengo hogar.
Recuerda la bebida amarga y el veneno que me diste.
20Tengo bien presentes todos mis problemas
y me siento demasiado triste.
21Pero nunca olvidaré algo
que siempre me dará esperanza.
22El fiel amor del SEÑOR nunca termina#3:22 El fiel amor del SEÑOR nunca termina TM: Es el fiel amor del SEÑOR que no estamos acabados.;
su compasión no tiene fin,
23cada mañana se renuevan.
¡Inmensa es su fidelidad!
24Mi alma dice:
«El SEÑOR es todo lo que tengo y necesito»;
por eso siempre tendré esperanza en él.#3:24 El SEÑOR […] en él o El SEÑOR es la parte que me toca a mí y yo confío en él. Aquí se refiere a la división de la Tierra Prometida en la que los levitas no recibieron «su parte» del territorio, sino que recibieron al Señor. Él los ayudaría a satisfacer sus necesidades por medio de los sacrificios ofrecidos por los demás israelitas.
25El SEÑOR es bueno con quienes creen en él;
con los que lo buscan.
26Es bueno esperar pacientemente
la salvación que trae el SEÑOR.
27Es mejor aprender
a llevar el yugo desde jóvenes.
28Hay que estar solos y calmados
cuando el Señor nos coloca su yugo.
29Hay que saber inclinar la cabeza.
Besando el suelo, pienso que tal vez aun hay esperanza.
30Hay que poner la otra mejilla cuando nos golpeen.
Hay que saber aceptar la humillación.
31El Señor no rechaza a la gente
para siempre.
32Aunque causa sufrimiento
también tiene compasión
y grande es su fiel amor.
33Él no desea hacerle daño
ni causarle sufrimiento a la gente.
34Cuando alguien aplasta
a los prisioneros de la tierra;
35cuando a un hombre se le niegan sus derechos
ante la presencia del Altísimo;
36cuando a una persona la engañan en su juicio,
el Señor se da cuenta de todo.
37Nadie puede hacer que algo suceda
a menos que el Señor así lo ordene.
38Las cosas buenas y las desagradables
llegan porque el Altísimo lo ordena.
39Nadie debe quejarse del castigo
que recibe por sus pecados mientras esté con vida.
40Examinemos y evaluemos nuestra conducta
y regresemos al SEÑOR.
41Elevemos nuestro corazón y nuestras manos
hacia Dios en el cielo.
42Fuimos rebeldes y desobedientes
y por eso no nos has perdonado.
43Te vestiste con tu ira y nos perseguiste.
Nos mataste sin piedad.
44Te cubriste con una nube
para que nuestras oraciones no llegaran a ti.
45Nos hiciste quedar
como mugre y basura ante la gente.
46Todos nuestros enemigos
se burlan de nosotros y nos insultan.
47Fuimos presa del pánico y caímos en la fosa.
Sufrimos la devastación y la destrucción.
48Por mi rostro corren ríos de agua
por la destrucción de mi pueblo amado.
49Mis ojos están llenos de lágrimas
que no dejan de correr,
50hasta que el SEÑOR mire desde el cielo
y vea lo que sucede.
51Me siento triste al ver el destino
de las jóvenes de mi ciudad.
52Sin razón alguna,
mis enemigos me atraparon como a un pájaro.
53Trataron de acabar con mi vida en una fosa
y arrojaron piedras sobre mí.
54El agua me llegaba hasta la cabeza
y pensé que mi vida había terminado.
55SEÑOR, te llamo por tu nombre
desde el fondo de la fosa.
56Te ruego que escuches mi voz
y no te tapes los oídos ante mi oración.
57Te acercaste cuando te llamé
y me dijiste: «No tengas miedo».
58Señor, defiende mi causa
y devuélveme la vida.
59SEÑOR, mira el mal que se me ha hecho
y hazme justicia en el tribunal.
60Tú has visto todas las acciones de mis enemigos
y sus planes en mi contra.
61SEÑOR, tú has escuchado sus insultos
y sus planes en contra mía.
62Las palabras y pensamientos de mis enemigos
están en mi contra todo el tiempo.
63Soy objeto de su burla en todo momento;
cuando están sentados
y cuando están de pie.
64Espero, SEÑOR, que les des
lo que se merecen por lo que han hecho.
65Quítales la capacidad de entender
y haz caer sobre ellos tu maldición.
66Persíguelos con tu ira
y destrúyelos desde el cielo, SEÑOR.