20
El agua de la roca
1El pueblo de Israel entró en el desierto de Zin en abril, y acampó en Cades, donde María murió y fue sepultada. 2Al ver que no había suficiente agua en aquel lugar, el pueblo nuevamente se rebeló contra Moisés y Aarón, 3y se formó un gran tumulto:
«Ojalá hubiésemos muerto junto con los hermanos nuestros que Dios mató —lloraban ante Moisés—. 4Deliberadamente nos trajiste a este desierto para que muramos nosotros, nuestras vacas y ovejas. 5¿Por qué nos hiciste salir de Egipto y nos trajiste a este lugar tan malo? ¿Dónde están las tierras fértiles, las cosechas maravillosas, los higos, los viñedos, y el ganado que decías que encontraríamos? Aquí ni siquiera hay agua para beber».
6Moisés y Aarón se apartaron y fueron a la entrada del santuario donde se postraron sobre sus rostros delante del SEÑOR; y la gloria del SEÑOR se les apareció.
7Y el SEÑOR le dijo a Moisés: 8«Toma la vara de Aarón y tú y Aarón convoquen al pueblo. Delante de ellos ordénale a la roca que produzca agua. La roca dará agua suficiente para todo el pueblo y su ganado».
9Moisés hizo lo que se le había ordenado: Tomó la vara del lugar donde era guardada delante del SEÑOR, 10y él y Aarón convocaron al pueblo y los hicieron reunirse junto a la roca. Luego les dijo:
«Oigan, rebeldes. ¿Hemos de sacar agua de esta roca?»
11Moisés levantó la vara y golpeó la roca dos veces y el agua brotó, y el pueblo y el ganado bebieron.
12Pero el SEÑOR dijo a Moisés y a Aarón: «Por cuanto no me creyeron ni me honraron delante del pueblo de Israel, no serán ustedes quienes los conduzcan a la tierra que yo les he prometido».
13El lugar fue llamado Meribá (Aguas de la rencillas), porque allí el pueblo de Israel se rebeló contra el SEÑOR, y allí les mostró que era un Dios santo.
Edom le niega el paso a Israel
14Cuando llegaron a Cades, Moisés envió el siguiente mensaje al rey de Edom: «Somos los descendientes de tu hermano Israel. Tú sabes nuestra triste historia. 15Nuestros antepasados tuvieron que emigrar a Egipto y se quedaron allí por mucho tiempo, y luego los egipcios los esclavizaron. 16Pero cuando clamamos al SEÑOR, él nos oyó y envió un ángel que nos sacó de Egipto, y ahora estamos en Cades acampados en los límites de tu tierra. 17Permítenos pasar por tu país. Prometemos no pasar por los plantíos ni por los viñedos; ni siquiera beberemos agua de tus pozos. No nos saldremos del camino principal y no lo dejaremos hasta que hayamos cruzado la frontera al otro lado».
18Pero el rey de Edom le respondió:
«No permitiré que pasen por mi territorio. Si tratan de entrar, yo les haré frente con mi ejército».
19Los enviados israelitas respondieron:
«Le prometemos que no nos saldremos del camino principal y ni siquiera tomaremos nada del agua que se encuentre en su territorio, y cualquier cosa que necesitemos la pagaremos. Solamente deseamos pasar a través de su país, y nada más»0.
20Pero el rey de Edom fue cortante:
«Ya se los advertí, ¡no pasen por mi territorio!»
Dicho eso, se dirigió hacia la frontera con un ejército muy fuerte y bien armado.
Muerte de Aarón
21-22Debido a que Edom le negó el paso a través de su territorio, Israel tuvo que regresar y viajar desde Cades hasta el monte de Hor.
23Entonces el SEÑOR les dijo a Moisés y a Aarón en la frontera de Edom:
24—Ha llegado el momento en que Aarón debe morir. Él no entrará en la tierra que yo le he dado al pueblo de Israel, porque ustedes dos se rebelaron contra mis instrucciones en las aguas de Meribá. 25Ahora toma a Aarón y a su hijo Eleazar y llévalos al monte Hor. 26Allí le quitarás a Aarón las ropas sacerdotales y se las pondrás a Eleazar su hijo, y Aarón morirá allí.
27Moisés hizo como el SEÑOR le había mandado. Los tres subieron juntos al monte Hor mientras todo el pueblo miraba. 28Cuando llegaron a la cima, Moisés le quitó a Aarón sus ropas sacerdotales y las puso sobre su hijo Eleazar. Y Aarón murió en la cima de la montaña. Moisés y Eleazar descendieron del monte, 29y cuando el pueblo fue informado de la muerte de Aarón, lo lloraron por treinta días.
Loading reference in secondary version...
Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®