2
1Quiero que sepáis que estoy luchando duramente por vosotros, por los de la ciudad de Laodicea#2.1 Laodicea: población situada a unos 17 km. de Colosas (Col 4.13,15-16; Ap 3.14-22). No hay indicaciones de que Pablo la hubiera visitado. y por todos cuantos no me han visto personalmente. 2Lucho para que reciban ánimo en su corazón, para que permanezcan unidos en amor y enriquecidos con un perfecto entendimiento que les permita comprender el designio secreto de Dios, que es Cristo mismo;#2.2 Ef 3.4; véase Col 1.26-27 n., y cf. Col 4.3. Designio secreto: Véanse Ef 1.9 n. e Índice temático. 3pues en él están encerradas todas las riquezas de la sabiduría y del conocimiento.#2.3 1 Co 1.24,30; Ef 3.19; cf. Pr 2.4-6; Is 45.3. Los colosenses estaban en peligro de preferir un supuesto conocimiento humano especial al conocimiento que procede de Cristo (véase Col 2.8 nota h). 4Esto os lo digo para que nadie os engañe con palabras seductoras. 5Pues aunque personalmente no estoy presente entre vosotros, lo estoy en espíritu, y me alegra ver que tenéis orden y que permanecéis firmes en vuestra fe en Cristo.#2.5 Cf. 1 Co 5.3.
3. La nueva vida (2.6–4.6)
6Por eso, así como aceptasteis al Señor Jesucristo, así también debéis vivir unidos a él, 7profundamente enraizados en él, firmemente fundados en él#2.7 Cf. Ef 2.20-22. por la fe, como fuisteis enseñados, y dando siempre gracias a Dios.
8Tened cuidado y no os dejéis llevar por quienes os quieren engañar#2.8 Engañar: lit. secuestrar o capturar, como si se tratara de hacer esclavos. con teorías y falsos argumentos,#2.8 Falsos argumentos: Cf. 1 Ti 6.20. pues ellos no se basan en Cristo, sino en las tradiciones de los hombres y en los poderes que dominan este mundo.#2.8 Los colosenses trataban de mezclar su fe en Cristo con algunas creencias extrañas, especialmente la de que debían dar culto a los poderes que dominan este mundo (véase Gl 4.3 n.), considerando a Cristo como uno más entre varios intermediarios ante Dios.
9Porque la plenitud de Dios se encuentra visiblemente#2.9 Visiblemente: lit. corporalmente, palabra que también puede aludir a la iglesia, cuerpo de Cristo (véase Ef 1.23 nota h). en Cristo,#2.9 Cf. Jn 1.14. 10y vosotros estáis llenos de Dios porque estáis unidos a Cristo,#2.10 Cf. Jn 1.16; Ef 3.19; 4.13. que es cabeza de todos los seres espirituales que tienen poder y autoridad.#2.10 Ef 1.21-22. 11También por vuestra unión con Cristo habéis sido circuncidados, no con la circuncisión que se practica en el cuerpo, sino con aquella otra que consiste en ser librados de la naturaleza pecadora.#2.11 Véanse Ef 2.11 n. y Circuncisión en el Índice temático. Aquí se usa en sentido figurado, para indicar una transformación espiritual; cf. Dt 10.16; 30.6; Jer 4.4; Ro 2.28-29. Esta es la circuncisión que procede de Cristo. 12Al ser bautizados, fuisteis sepultados con Cristo y resucitados con él,#2.12 La circuncisión espiritual, de la que se habla en el v. 11, se explica aquí por nuestra unión con Cristo al ser sepultados con él en el bautismo y resucitados con él a una vida nueva (Col 3.1; cf. Ro 6.3-4). porque creísteis en el poder de Dios, que le resucitó. 13En otro tiempo estabais muertos espiritualmente a causa de vuestros pecados y por no haber sido circuncidados;#2.13 Por no haber sido circuncidados: lit. en la incircuncisión de su carne. Otra traducción: por no haberos despojado de vuestra naturaleza pecadora, es decir, por ser paganos (no judíos), separados del pueblo de Dios. pero ahora Dios os ha dado vida juntamente con Cristo,#2.13 Ef 2.1-5. en quien nos ha perdonado todos los pecados. 14Dios canceló la deuda que había en contra vuestra y que nos obligaba#2.14 Se usa la imagen de un pagaré que ha sido anulado (cf. Mt 6.12). con sus requisitos legales: le puso fin clavándola en la cruz.#2.14 Clavándola en la cruz: La imagen es poco clara. De todos modos, hace alusión a la muerte de Cristo en la cruz. Ef 2.15-16; 1 P 2.24; cf. 2 Co 5.21; Gl 3.13. 15Por medio de Cristo, Dios venció a los seres espirituales que tienen poder y autoridad,#2.15 Seres espirituales que tienen poder y autoridad: Véase Col 1.16 nota u. y los humilló públicamente llevándolos prisioneros en su desfile victorioso.#2.15 En su desfile victorioso: Aquí tenemos la imagen del desfile triunfal de un ejército (véase 2 Co 2.14-17 n.).
16Por tanto, que nadie os critique por lo que coméis o bebéis, o por cuestiones tales como los días de fiesta, las lunas nuevas y los sábados.#2.16 La doctrina difundida en Colosas incluía la prohibición de comer ciertos alimentos y la consideración de que algunos días del calendario tenían valor especial. Véase Gl 4.3 n.; cf. Ro 14.1-6. 17Todo esto no es sino la sombra de lo que ha de venir,#2.17 La sombra: Cf. Heb 8.5; 10.1. pero la realidad misma es Cristo. 18No dejéis que os condenen esos que se hacen pasar por muy humildes y que dan culto a los ángeles,#2.18 Dan culto a los ángeles: parte del error mencionado en 2.8 nota h. que pretenden tener visiones y que se hinchan de orgullo a causa de sus pensamientos mundanos. 19Ellos no están unidos a la cabeza, la cual hace crecer todo el cuerpo al alimentarlo y unir cada una de sus partes conforme al plan de Dios.#2.19 Véase Ef 4.16 n. En Ef, la imagen literaria del cuerpo, que es la iglesia, destaca la conexión de los miembros entre sí; aquí se subraya la conexión de ellos con Cristo, la cabeza.
Solidaridad con Cristo
20Vosotros habéis muerto con Cristo#2.20 Habéis muerto con Cristo: Cf. v. 12, y Ro 6.6-11; Gl 2.19. y ya no estáis sujetos a los poderes que dominan este mundo.#2.20 Poderes que dominan este mundo: Véase Col 1.16 nota u; cf. Gl 4.3-5,9. ¿Por qué, pues, vivís como si todavía fuerais del mundo, sometidos a normas tales 21como: “No toques eso”, “No comas aquello” o “No lo tomes en tus manos”? 22Todas estas reglas tienen que ver con cosas que se desgastan con el uso,#2.22 Cosas que se desgastan con el uso: como las comidas y bebidas (v. 16). Cf. Mc 7.18-19. que solo son mandatos y enseñanzas de hombres.#2.22 Mandatos... de hombres: Cf. Is 29.13; Mt 15.9; Mc 7.8. 23Es verdad que tales cosas pueden parecer sabias, porque exigen cierta religiosidad, humildad y duro trato del cuerpo, pero de nada sirven para combatir los deseos mundanos.
Loading reference in secondary version...