24
El censo de David
(1 Cr 21)
1El Señor volvió a enojarse con Israel e instigó a David para que les causara daño, diciéndole:
—Haz el censo de Israel y de Judá.
2El rey ordenó a Joab, jefe de su ejército:
—Recorre todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Berseba y haz el censo de la población, para que pueda conocer su número.
3Joab replicó al rey:
—Que el Señor, tu Dios, multiplique por cien la población y que el rey, mi señor, pueda verlo con sus propios ojos. Pero, ¿por qué quiere el rey hacer tal cosa?
4Sin embargo, la orden del rey prevaleció sobre el parecer de Joab y el de los jefes del ejército. Así que Joab y los jefes del ejército se retiraron de la presencia del rey para ir a censar a la población de Israel. 5Cruzaron el Jordán y se detuvieron en Aroer, al sur de la ciudad que está situada junto al torrente de Gad, en dirección a Jazer. 6Llegaron a Galaad y al país de Jodsí*; luego llegaron a Dan y de allí giraron hacia Sidón. 7Después llegaron a la fortaleza de Tiro y a todas las poblaciones de los jeveos y los cananeos. Finalmente se dirigieron al sur de Judá, llegando hasta Berseba. 8Así recorrieron todo el país y, al cabo de nueve meses y veinte días, regresaron a Jerusalén. 9Joab entregó al rey las cifras del censo de la población: en Israel había ochocientos mil guerreros, diestros con la espada; y en Judá, quinientos mil.
10Después de haber hecho el censo de la población, a David le remordió la conciencia y dijo al Señor:
—He cometido un grave delito haciendo esto. Ahora, Señor, perdona la culpa de tu siervo, pues he sido muy insensato.
11A la mañana siguiente, cuando David se levantó, el Señor dirigió al profeta Gad, vidente de David, este mensaje:
12—Ve a decir a David: «Esto dice el Señor: Te propongo tres castigos; elige uno de ellos y yo lo llevaré a cabo».
13Gad fue a ver a David y le dijo:
—¿Qué prefieres: siete años de hambre en tu territorio, tres meses de huida perseguido por tu adversario, o tres días de peste en tu territorio? Piénsatelo y decide qué debo responder a quien me ha enviado.
14David respondió a Gad:
—Me pones en un gran aprieto. Pero es preferible caer en manos de Dios, por su gran compasión, a caer en manos humanas.
15El Señor envió la peste sobre Israel, desde aquella mañana hasta el plazo fijado, y desde Dan hasta Berseba* murieron setenta mil personas del pueblo. 16Cuando el ángel extendía su mano para castigar a Jerusalén, el Señor se arrepintió del castigo y dijo al ángel que aniquilaba a la población:
—¡Basta ya! ¡Retira tu mano!
El ángel del Señor estaba junto a la era de Arauná, el jebuseo. 17Cuando David vio al ángel exterminando a la población, dijo al Señor:
—¡Soy yo el que he pecado, yo soy el culpable! ¿Qué ha hecho este rebaño? ¡Descarga tu mano contra mí y contra mi familia!
18Aquel mismo día Gad se presentó a decir a David:
—Sube a construir un altar al Señor en la era de Arauná, el jebuseo.
19David fue a hacer lo que le había dicho Gad por orden del Señor. 20Arauná se asomó y, cuando vio que el rey y sus servidores se dirigían hacia él, salió e hizo una reverencia al rey con su rostro hacia el suelo. 21Luego Arauná preguntó:
—¿A qué se debe la visita de mi señor, el rey, a su servidor?
David le respondió:
—Vengo a comprarte la era para construirle un altar al Señor, a ver si se aleja del pueblo esta plaga.
22Arauná le dijo:
—Que mi señor el rey tome y ofrezca lo que le parezca mejor. Ahí están los bueyes para el holocausto y las trillas y los yugos para el fuego. 23Todo esto, majestad, se lo entrega Arauná al rey.
Y añadió:
—¡Que el Señor, tu Dios, te bendiga!
24Pero el rey respondió a Arauná:
—No. Quiero comprártela a su precio. No quiero ofrecer al Señor sacrificios de balde.
Y David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata. 25Luego David construyó allí un altar al Señor y ofreció holocaustos y sacrificios de comunión. Entonces el Señor se compadeció del país y la plaga se alejó de Israel.
Loading reference in secondary version...