5
Sermón del monte (5—7)
La auténtica felicidad
(Lc 6,20-23)
1Cuando Jesús vio todo aquel gentío, subió al monte y se sentó. Se le acercaron sus discípulos, 2y él se puso a enseñarles, diciendo:
3— Felices los de espíritu sencillo, porque suyo es el reino de los cielos.
4Felices los que están tristes, porque Dios mismo los consolará.
5Felices los humildes, porque Dios les dará en herencia la tierra.
6Felices los que desean de todo corazón que se cumpla la voluntad de Dios, porque Dios atenderá su deseo.
7Felices los misericordiosos, porque Dios tendrá misericordia de ellos.
8Felices los que tienen limpia la conciencia, porque ellos verán a Dios.
9Felices los que trabajan en favor de la paz, porque Dios los llamará hijos suyos.
10Felices los que sufren persecución por cumplir la voluntad de Dios*, porque suyo es el reino de los cielos.
11Felices ustedes cuando los insulten y los persigan, y cuando digan falsamente de ustedes toda clase de infamias por ser mis discípulos.
12¡Alégrense y estén contentos, porque en el cielo tienen una gran recompensa! ¡Así también fueron perseguidos los profetas que vivieron antes que ustedes!
Sal y luz del mundo
(Mc 4,21; 9,50; Lc 8,16; 11,33; 14,34-35)
13Ustedes son la sal de este mundo. Pero si la sal pierde su sabor, ¿cómo seguirá salando? Ya no sirve más que para arrojarla fuera y que la gente la pisotee.
14Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada en lo alto de una montaña no puede ocultarse. 15Tampoco se enciende una lámpara de aceite y se tapa con una vasija. Al contrario, se pone en el candelero, de manera que alumbre a todos los que están en la casa. 16Pues así debe alumbrar la luz de ustedes delante de los demás, para que viendo el bien que hacen alaben a su Padre celestial.
Actitud ante la ley de Moisés
17No piensen que yo he venido a anular la ley de Moisés o las enseñanzas de los profetas. No he venido a anularlas, sino a darles su verdadero significado. 18Y les aseguro que, mientras existan el cielo y la tierra, la ley no perderá ni un punto ni una coma de su valor. Todo se cumplirá cabalmente. 19Por eso, aquel que quebrante una de las disposiciones de la ley, aunque sea la menos importante, y enseñe a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos. En cambio, el que las cumpla y enseñe a otros a cumplirlas, ese será considerado grande en el reino de los cielos. 20Y les digo esto: Si ustedes no cumplen la voluntad de Dios mejor que los maestros de la ley y que los fariseos, no entrarán en el reino de los cielos.
Sobre la ofensa y la reconciliación
(Lc 12,57-59)
21Ya saben que se dijo a los antepasados: No mates; el que mate, será llevado a juicio. 22Pero yo les digo: El que se enemiste con su hermano, será llevado a juicio; el que lo insulte* será llevado ante el Consejo Supremo*, y el que lo injurie gravemente* se hará merecedor del fuego de la gehena.
23Por tanto, si en el momento de ir a presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene algo en contra de ti, 24deja tu ofrenda allí mismo delante del altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano. Luego regresa y presenta tu ofrenda.
25Ponte de acuerdo con tu adversario sin demora mientras estás a tiempo de hacerlo, no sea que tu adversario te entregue al juez, y el juez a los guardias, y vayas a dar con tus huesos en la cárcel. 26Te aseguro que no saldrás de allí hasta que pagues el último céntimo de tu deuda.
Sobre el adulterio y las ocasiones de pecado
(Mc 9,43.47)
27Ustedes saben que se dijo: No cometas adulterio. 28Pero yo les digo: El que mira con malos deseos a la mujer de otro, ya está adulterando con ella en el fondo de su corazón.
29Así que, si tu ojo derecho es para ti ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo lejos de ti. Más te vale perder una parte del cuerpo que ser arrojado entero a la gehena. 30Y si tu mano derecha es para ti ocasión de pecado, córtatela y arrójala lejos de ti. Más te vale perder una parte del cuerpo que ser arrojado entero a la gehena.
Sobre el divorcio
(Mc 10,4.11-12; Lc 16,18)
31También se dijo: El que se separe de su mujer, debe darle un acta de divorcio. 32Pero yo les digo que todo aquel que se separa de su mujer (salvo en caso de inmoralidad sexual), la pone en peligro de cometer adulterio. Y el que se casa con una mujer separada también comete adulterio.
Sobre el juramento
33Ustedes saben, así mismo, que se dijo a nuestros antepasados: No jures en falso, sino cumple lo que prometiste al Señor con juramento. 34Pero yo les digo: No jures en manera alguna. No jures por el cielo, porque es el trono de Dios; 35ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36Ni siquiera jures por tu propia cabeza, porque no está en tu mano hacer blanco o negro ni uno solo de tus cabellos. 37Digan simplemente: “sí” o “no”; todo lo que se diga de más, procede del maligno.
Sobre la venganza
(Lc 6,28-29)
38Ustedes saben que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. 39Pero yo les digo: No recurran a la violencia contra el que les haga daño. Al contrario, si alguno te abofetea en una mejilla, preséntale también la otra. 40Y al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica, cédele el manto. 41Y si alguno te fuerza a llevar una carga* a lo largo de una milla, llévasela durante dos. 42A quien te pida algo, dáselo; y a quien te ruegue que le hagas un préstamo, no le vuelvas la espalda.
El amor a los enemigos
(Lc 6,27-28.32-36)
43Saben que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. 44Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen. 45Así serán verdaderamente hijos del Padre que está en los cielos, pues él hace que el sol salga sobre malos y buenos y envía la lluvia sobre justos e injustos. 46Porque si solamente aman a los que los aman, ¿qué recompensa pueden esperar? ¡Eso lo hacen también los recaudadores de impuestos! 47Y si saludan únicamente a los que los tratan bien, ¿qué hacen de extraordinario? ¡Eso lo hacen también los paganos! 48Ustedes tienen que ser perfectos, como es perfecto el Padre celestial.
Loading reference in secondary version...