1
SALMO
Libro 1
(Salmos 1–41)
Justos y pecadores
1Afortunado el que no sigue el consejo de los perversos,
ni el ejemplo de los pecadores,
ni se une con los que andan burlándose de todo.
2Al contrario, le gusta la enseñanza del SEÑOR
y la estudia día y noche.
3Será tan fuerte como un árbol plantado
junto a corrientes de agua fresca,
que da su fruto en el momento adecuado
y al que nunca se le caen las hojas.
Le irá bien en todo lo que haga.
4En cambio, pasa distinto con los perversos.
Ellos son como paja que el viento se lleva lejos.
5Por eso, los perversos siempre serán declarados culpables,
y los pecadores no podrán sentarse al lado de los justos.#1:5 o Los perversos no se levantarán en el lugar del juicio ni los pecadores en la reunión de los justos. No está claro si este versículo significa que los perversos no serán jueces, o que los perversos serán declarados culpables.
6El SEÑOR sabe guiar por buen camino a los justos,
pero los perversos se desvían y se pierden.
Loading reference in secondary version...