4
Booz se casa con Rut
1Booz fue a la entrada del pueblo, donde la gente se reunía para tratar asuntos importantes. Poco tiempo después, pasó por allí el otro familiar de Elimélec.
—Oye —gritó Booz—, ven aquí y siéntate; tenemos algo de qué hablar.
2De inmediato Booz llamó a diez de los hombres más importantes de Belén, y los invitó a sentarse con ellos.
Una vez sentados, 3Booz le dijo al otro familiar:
—Noemí acaba de regresar de Moab y quiere vender el terreno de nuestro familiar Elimélec. 4Yo quería que tú supieras esto, y además, pedirte que lo compres, porque tienes el derecho de decidir primero. Delante de estos testigos, dime si quieres comprarlo o no, pues aparte de nosotros dos no hay otro familiar que pueda comprarlo.
Enseguida el otro familiar respondió:
—Sí, lo voy a comprar.
5Entonces Booz le dijo:
—Si compras el campo, también tendrás que casarte con Rut, la viuda que vino con Noemí desde Moab. Así, cuando nazca el primer niño, él llevará el apellido del difunto esposo de Rut, y el terreno será para él.
6—¡Ah, entonces no acepto comprarlo! —dijo el otro familiar—. Si lo compro, voy a perder todo ese dinero, y si nacen otros hijos, mis propios hijos recibirán menos herencia. Será mejor que lo compres tú.
7-8Y siguiendo la costumbre de esa época, el otro familiar se quitó una de sus sandalias, se la dio a Booz y le dijo:
—Toma mi sandalia; ésta es la señal de que sólo tú podrás comprar el terreno.
9Luego Booz se dirigió a las personas que estaban allí, y les dijo:
—Ustedes son testigos de que hoy le compro a Noemí todo lo que perteneció a Elimélec y a sus hijos. 10Además, me voy a casar con Rut, la viuda de Mahlón. Así, el primer niño que nazca heredará el terreno, y se mantendrá el nombre de la familia. Sus descendientes seguirán viviendo en Belén.
11—Sí, somos testigos —respondieron los que estaban presentes—. Deseamos que Dios le permita a Rut ser como Raquel y Lía, quienes tuvieron muchos hijos, de los cuales descendemos todos los israelitas. 12Que al casarte con esta joven mujer, tu familia llegue a ser tan grande como la familia de Fares, hijo de Judá y Tamar. Y que tú llegues a ser muy rico en toda Efrata y muy importante en Belén.
Nacimiento de Obed
13Al poco tiempo Booz se casó con Rut y Dios permitió que ella quedara embarazada. 14Cuando nació el niño, las mujeres de Belén le decían a Noemí:
«Bendito sea Dios que hoy te ha dado un nieto para que cuide de ti. Dios quiera que cuando el niño crezca llegue a ser muy famoso en todo Israel. 15Él te hará muy feliz, y te cuidará en tu vejez, porque es hijo de tu nuera Rut. Ella vale más que siete hijos, porque te ama mucho y ha sido muy buena contigo».
16Noemí abrazó al bebé con mucho cariño, y desde ese día se dedicó a cuidarlo. 17Las vecinas buscaron un nombre para el bebé y lo llamaron Obed; y a todos los amigos les decían: «¡Noemí ya tiene un hijo!»
Obed, abuelo de David
18Obed creció y fue el padre de Jesé y el abuelo de David.
Ésta es la lista de los descendientes de Fares: Fares, 19Hesrón, Ram, 20Aminadab, Nahasón, 21Salmón, Booz, 22Obed, Jesé y David.
Loading reference in secondary version...