5
1Todo sumo sacerdote es elegido entre los hombres, y constituido a favor de los hombres ante la presencia de Dios, para presentar ofrendas y sacrificios por los pecados
2y para mostrarse paciente con los ignorantes y extraviados, ya que él mismo adolece de la debilidad humana.
3Por eso mismo debe presentar una ofrenda por sus propios pecados, así como por los del pueblo.#Lv 9.7
4Pero nadie puede tomar este honor por cuenta propia, sino sólo el que es llamado por Dios, como en el caso de Aarón.#Ex 28.1
5Tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino que ese honor se lo dio el que le dijo:
«Tú eres mi Hijo,
yo te he engendrado hoy»,#Sal 2.7
6y que en otro lugar también dice:
«Tú eres sacerdote para siempre,
según el orden de Melquisedec».#Sal 110.4
7Cuando Cristo vivía en este mundo, con gran clamor y lágrimas ofreció ruegos y súplicas al que lo podía librar de la muerte,#Mt 26.36-46Mc 14.32-42Lc 22.39-46 y fue escuchado por su temor reverente.
8Aunque era Hijo, aprendió a obedecer mediante el sufrimiento;
9y una vez que alcanzó la perfección, llegó a ser el autor de la salvación eterna para todos los que le obedecen,
10y Dios lo declaró sumo sacerdote, según el orden de Melquisedec.
Advertencia contra la apostasía
11Acerca de esto tenemos mucho que decir, aunque no es fácil explicarlo porque ustedes son lentos para entender.
12Aunque después de tanto tiempo ya deberían ser maestros, todavía es necesario que se les vuelva a enseñar lo más elemental de las palabras de Dios. Esto es tan así que lo que necesitan es leche, y no alimento sólido.
13Pero todos los que se alimentan de leche son inexpertos en la palabra de justicia, porque son como niños.#1 Co 3.2
14El alimento sólido es para los que ya han alcanzado la madurez, para los que pueden discernir entre el bien y el mal, y han ejercitado su capacidad de tomar decisiones.
Loading reference in secondary version...