5
Vivir en la luz
1Por lo tanto, imiten a Dios en todo lo que hagan porque ustedes son sus hijos queridos. 2Vivan una vida llena de amor, siguiendo el ejemplo de Cristo. Él nos amó#5:2  Algunos manuscritos dicen los amó. y se ofreció a sí mismo como sacrificio por nosotros, como aroma agradable a Dios.
3Que no haya ninguna inmoralidad sexual, impureza ni avaricia entre ustedes. Tales pecados no tienen lugar en el pueblo de Dios. 4Los cuentos obscenos, las conversaciones necias y los chistes groseros no son para ustedes. En cambio, que haya una actitud de agradecimiento a Dios. 5Pueden estar seguros de que ninguna persona inmoral, impura o avara heredará el reino de Cristo y de Dios. Pues el avaro es un idólatra, que adora las cosas de este mundo.
6No se dejen engañar por los que tratan de justificar esos pecados, porque el enojo de Dios caerá sobre todos los que lo desobedecen. 7No participen en las cosas que hace esa gente. 8Pues antes ustedes estaban llenos de oscuridad, pero ahora tienen la luz que proviene del Señor. Por lo tanto, ¡vivan como gente de luz! 9Pues esa luz que está dentro de ustedes produce solo cosas buenas, rectas y verdaderas.
10Averigüen bien lo que agrada al Señor. 11No participen en las obras inútiles de la maldad y la oscuridad; al contrario, sáquenlas a la luz. 12Es vergonzoso siquiera hablar de las cosas que la gente malvada hace en secreto. 13No obstante, sus malas intenciones se descubrirán cuando la luz las ilumine, 14porque la luz hace todo visible. Por eso se dice:
«Despiértate tú que duermes,
levántate de los muertos,
y Cristo te dará luz».
Vivir por el poder del Espíritu
15Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios. 16Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos. 17No actúen sin pensar, más bien procuren entender lo que el Señor quiere que hagan. 18No se emborrachen con vino, porque eso les arruinará la vida. En cambio, sean llenos del Espíritu Santo 19cantando salmos e himnos y canciones espirituales entre ustedes, y haciendo música al Señor en el corazón. 20Y den gracias por todo a Dios el Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.
Relaciones guiadas por el Espíritu: el matrimonio
21Es más, sométanse unos a otros por reverencia a Cristo.
22Para las esposas, eso significa: sométase cada una a su marido como al Señor, 23porque el marido es la cabeza de su esposa como Cristo es cabeza de la iglesia. Él es el Salvador de su cuerpo, que es la iglesia. 24Así como la iglesia se somete a Cristo, de igual manera la esposa debe someterse en todo a su marido.
25Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la iglesia. Él entregó su vida por ella 26a fin de hacerla santa y limpia al lavarla mediante la purificación de la palabra de Dios.#5:26  En griego al lavarla con agua mediante la palabra. 27Lo hizo para presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, sin mancha ni arruga ni ningún otro defecto. Será, en cambio, santa e intachable. 28De la misma manera, el marido debe amar a su esposa como ama a su propio cuerpo. Pues un hombre que ama a su esposa en realidad demuestra que se ama a sí mismo. 29Nadie odia su propio cuerpo, sino que lo alimenta y lo cuida tal como Cristo lo hace por la iglesia. 30Y nosotros somos miembros de su cuerpo.
31Como dicen las Escrituras: «El hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo»#5:31  Gn 2:24.. 32Eso es un gran misterio, pero ilustra la manera en que Cristo y la iglesia son uno. 33Por eso les repito: cada hombre debe amar a su esposa como se ama a sí mismo, y la esposa debe respetar a su marido.
Loading reference in secondary version...
Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.