¿Sueles Tener Problemas Con Las Personas?

Devocionales

“Pasos para la reconciliación”

Memoriza los cinco pasos para lidiar con obstáculos y resolver conflictos, te proveerán numerosas oportunidades de resolver conflictos en tu vida, y al desarrollar tu ministerio: Ora, confronta, escucha, concilia y ora.

El crecimiento espiritual viene, al relacionarse correctamente con las demás personas. La comunidad cristiana y el mundo en que vivimos son laboratorios de aprendizaje. Aprendemos qué hacer y qué no hacer en el contexto de las relaciones humanas. Las personas son parte de tu familia, vecindario o cualquier grupo social, aprende cómo relacionarte con tus autoridades, con los mayores o más jóvenes, quienes vienen de un trasfondo étnico similar, o diferente; del mismo sexo o del sexo opuesto. 

La mayoría de los grupos sociales, llámese familia, iglesia, grupos pequeños; o relaciones individuales, crecen o caen basados en su habilidad de comunicarse y resolver conflictos. Dios creó este laboratorio de aprendizaje, porque es necesario manifestar el carácter de Cristo, en medio de las situaciones. Los hijos de Dios, tenemos su imagen mientras pensamos, comunicamos, sentimos y hacemos elecciones, de manera diferente del resto de la  creación. Puedes aprender cómo ser amable, en lugar de ser cruel, y gentil, en lugar de grosero. Puedes elegir, vivir en el Espíritu, en lugar de, vivir en la carne. 

Evalúa tu propio corazón delante de Dios. Una persona, en proceso de crecimiento en el carácter de Cristo, evalúa su situación, primero ante Dios y ora a la luz de las Escrituras. Muchas inquietudes relacionales existen en el reino, donde se suman las gracias en ministerio, lugar de trabajo o familia, para darnos una adecuada instrucción y entrenamiento en las relaciones. La Biblia enseña que hay tiempo y lugar para hablar, en cualquier situación. Reacciones correctas ante el abuso y la mala interpretación, trae gracia a la situación. 

Cualquiera se encuentra en situaciones, donde sobre reaccionan, cuando son heridos por las palabras o acciones de otra persona. La palabra triangulación, describe una situación de dos personas en conflicto, que para resolver su desacuerdo, involucran o enredan otra persona, usualmente, con la intención de evadir su responsabilidad, conseguir adeptos a su posición o difundir su conflicto. La palabra de Dios tiene mucho que decir sobre la gente que triangula,  desprecia, se burla de otros públicamente o en privado.