El Amor Fascinante de Dios: Un Devocional de 3 Días con John Piper

Dia 1 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Nota tres cosas en Romanos 8:35.


1. Cristo nos está amando ahora.


Una esposa podría decir de su esposo fallecido: Nada me separará de su amor. Ella podría decir que la memoria de su amor será dulce y poderosa por toda su vida. Pero eso no es lo que Pablo dice aquí.


En Romanos 8:34 dice claramente, "Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros." La razón que Pablo puede decir que nada nos separará del amor de Cristo es porque Cristo está vivo y amándonos aun ahora.


Él está a la diestra de Dios y por lo tanto, está gobernando por nosotros. Y él está intercediendo por nosotros, lo cual significa que él está asegurando que su obra cumplida de redención nos salva de hecho hora a hora y nos trae seguros al gozo eterno. Su amor no es una memoria. Es una acción momento a momento por el omnipotente, viviente Hijo de Dios, para traernos gozo eterno.


2. El amor de Cristo es efectivo en protegernos de la separación, y por lo tanto no es un amor universal para todos, sino un amor particular para su pueblo, los que, según Romanos 8:28, aman a Dios y son llamados según su propósito.


Esto es el amor de Efesios 5:25, "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella." Es el amor de Cristo por la iglesia, su novia. Cristo tiene amor para todos, y tiene un amor especial para su novia que salva y preserva. Sabes que eres parte de esa novia si confias en Cristo. Cualquier persona - sin excepciones - que confia en Cristo puede decir, soy parte de su novia, su iglesia, sus llamados y los elegidos, los que el versículo 35 dice que son mantenidos y protegidos sin importar lo que pasa.


3. Este amor omnipotente, efectivo que protege no nos evita las calamidades en esta vida, pero nos trae seguros al gozo eterno con Dios.


La muerte nos pasará a nosotros, pero no nos separará. Así que cuando Pablo dice en el versículo 35 que "la espada" no nos separa del amor de Cristo, él quiere decir: aún si nos matan no somos separados del amor de Cristo.


Así que el resumen del versículo 35 es: Jesucristo está amando a su pueblo muchísimo con un amor omnipotente, momento a momento que no siempre nos rescata de las calamidades pero nos preserva para el gozo eterno en su presencia aún a traves del sufrimiento y la muerte.