¡Su Mejor Inversión!

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales
“¡Dividendos Garantizados!"

En el mundo actual, esta declaración es causa de asombro y algunas sospechas. Pero hay una ley universal que se aplica a casi todos los aspectos de la vida: la ley del tiempo de siembra y de cosecha, o dicho en forma más sencilla, “usted cosecha lo que siembra”.

No se puede recoger una cosecha a menos que haya plantado primero las semillas. No puede obtener un dividendo a menos que primero haga una inversión. No puede recibir los beneficios de un producto o servicio a menos que primero lo compre. No puede mantener la salud física sin una dieta equilibrada y ejercicio regular. Y con todos estos ejemplos, el resultado obtenido es proporcional a la calidad o la cantidad dada al comienzo.

La misma ley también se aplica a nuestra relación con Dios. No podemos cosechar un caminar satisfactorio y bendecido con Dios, a menos que sembremos la semilla que producirá la cosecha. La buena noticia es que Dios ha hecho la buena semilla fácilmente disponible para nosotros - se llama Su Palabra, la Biblia. Cuando sembramos abundantemente la Palabra de Dios en nuestras vidas, se nos garantiza dividendos abundantes por esa inversión.