Alaba

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Alaba para tener libertad

No te pasa qué ¿Hay días en los que te desanimas o te sientes triste?

Tal pareciera que no avanzas o que vas hacia atrás, días que quisieras haber saltado, porqué cometiste errores, dijiste algo que no debías o lastimaste a alguien.

Debes de saber que Tu decides si cada uno de esos días que ves obscuros solo te servirán para lamentarte o te ayudarán a crecer, serán obstáculos o serán escalones para seguir subiendo. Quizá no puedas evitar los problemas, pero tu actitud te ayudará a verlos de diferente manera. Tu fe crecerá cuando aún en medio de todo lo que ves negativo, recuerdas que tu Padre celestial ha prometido que no te deja ni te desampara, que todo ayudara a Tu bien.

Cuando en lugar de quejarte, enojarte o lamentarte por las circustancias por las que estás pasando, comienzas a alabar a Dios con un canto nuevo o una alabanza de gratitud que salgan de tu corazón, así como lo hicieron Pablo y Silas en la cárcel, el Señor lo vio con grado y los liberó de sus cadenas y de la prisión en la que se encontraban, así el Señor lo hará contigo también, tus cadenas caerán, serás libre para alabar en medio de cualquier circunstancia, porqué debes estar seguro que no estarás solo, y que de esta prueba saldrás en victoria. El Señor está contigo siempre...

Pensando en...

Cuando siento desmayar, cuando no puedo más, me quedo sin fuerzas y no me puedo levantar.

Cuando el dolor traspasa todo mi ser, y siento más no poder. Cuando dejo de mirar, lo que está a mi alrededor. Cuando te miro a ti Señor, no estoy en soledad, Tú vas delante de mi.

¡La tristeza se convierte en alabanza! Los problemas pequeños son, ante tu grandeza y poder. Ante tus promesas, ¡mi gozo regresa!

Te miro Señor y recuerdo, diga el débil ¡fuerte soy!, ¿Si tú estás por mi, quien contra mi? Tu renuevas mis fuerzas, tu consuelo me das. Llenas mi corazón de tu amor, secas mis lagrimas y me llenas de paz. Me das esperanza, cambias mi queja, me lleno de paz.

Yo te creo Señor, ¡Lo mejor está por venir!

Oración

Señor ayúdame cada mañana a recordar al abrir mis ojos que no estoy solo, que tú estás conmigo siempre, que todo es para mi bien y que tú obrando en mi vida estás, en el nombre de Jesús amén.