Volviendo Al Primer Amor

Devocional

Crear en mí un corazón limpio

Un corazón limpio consiste en un espíritu suave y apacible en el cual no hay incredulidad ni idolatría. Un corazón limpio se refleja en nuestra conducta y acciones, no es pecaminoso, es decir, no está ni parece estar contaminado por el pecado. Rechaza la maldad, las impurezas, el enojo.

¡Esto es algo que parece imposible! Lo que podamos hacer según nuestros esfuerzos para crear en nosotros un corazón limpio será insuficiente, es necesario la intervención de Dios. Sí, debe haber en nosotros arrepentimiento: Una decisión voluntaria e intencional de apartarnos de conductas y acciones que promueven el pecado en nuestras vidas, al mismo tiempo que asumimos una posición de búsqueda constante del Padre para recibir de Él guía y discernimiento.

Al arrepentirnos, Dios nos da su perdón e inicia una transformación en nuestras vidas. Ahora bien, ¿cómo podemos mantenernos en esa renovación constante de la mano del Espíritu Santo? Con la Palabra de Dios, es allí donde nuestro corazón podrá mantenerse limpio.

“Señor, enséñame tu Palabra. Dame entendimiento. Dirige mis pasos. Inclina mi corazón hacia ti. Aparta de mi vista cosas vanas. Confirma tus promesas en mi vida. Líbrame del oprobio. Dame vida conforme tu justicia.” (Oración basada en Salmo 119:33-40).