Dar a Dios el Primer Lugar

Dia 3 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales
"Dios Desea el Primer Lugar en Su Corazón"

En la sociedad actual, muchos basan su valor en las riquezas, que tan alto han escalado la "escalera corporativa," que tan exitoso es su negocio, o incluso simplemente a quienes ellos conocen.

Pero, si nuestra opinión de lo que es importante está basada en estas cosas, sólo nos sentiremos bien acerca de nosotros mismos cuando estamos floreciendo en estas áreas. Cuando nuestra riqueza y el éxito disminuyan, nuestra autoestima también disminuirá porque nuestra fundación no es sólida. Jesús describe esto de esta manera:

"Pero el que oye mis palabras y no las pone en práctica es como un hombre que construyó una casa sobre tierra, sin cimientos. En el momento que el torrente azotó aquella casa se derrumbó, y fue grande la ruina. "Lucas 6:49

Nuestra identidad es sólo tan sólida como el fundamento sobre la cual la colocamos. Al establecer nuestra identidad en el fundamento sólido de Jesucristo, nuestro sentido de plenitud en la vida no dependerá de los constantes cambios de las cosas temporales.

Cuando Cristo es nuestra fundación, nuestra estabilidad es como lo siguiente:

"Es como un hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca. Y cuando vino una inundación, el torrente azotó aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba bien construida. "Lucas 6:48

Piense por un momento en las diferentes opciones que puede escoger para decidir el fundamento de lo que para usted es importante. Estas opciones pueden incluir riqueza, carrera, apariencia, familia, fama, poder o a quien conoce. ¿Hay otras en que pueda pensar? De todas las cosas para establecer nuestra identidad, sólo Jesús nos asegura la vida cristiana victoriosa.

Pero si examina las otras opciones, ninguna de ellas es mala o inherentemente mala. De hecho, en muchos aspectos, son áreas muy importantes de la responsabilidad que Dios nos ha dado en nuestras vidas. Pero en el libro de Mateo, Jesús nos ayuda a encontrar el equilibrio.

"Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo; que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? "Mateo 6:25-26

Cuando resolvemos esta verdad en nuestras vidas, encontramos paz y plenitud, libertad de preocupaciones y ansiedad. Este equilibrio se logra cuando ponemos a Jesús en primer lugar en todas las áreas de nuestras vidas.

"Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas." Mateo 6:33

Todos tenemos sueños, metas y aspiraciones porque Dios nos ha diseñado así. Pero, poniendo a Jesús primero debería llevarle a examinar sus prioridades y los motivos que lo impulsan a aspirar o alcanzar las cosas que desea. ¡Cuando Él es primero en sus sueños y aspiraciones, su futuro estará lleno de grandeza y alegría!

Cuando Dios le hace ver que uno de sus motivos o aspiraciones son cuestionables, la respuesta más importante debería ser el deseo de hacer cambios. Existen ocasiones en que hacer cambios pueden ser difícil, pero Dios siempre tiene nuestro bienestar en mente y desea que crezcamos espiritualmente