La Aflicción Es Un Filtro De Dios

Dia 1 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

La Aflicción también es Bendición


Cuando tenemos la convicción de sabernos hijos de Dios, el temor a las circunstancias que enfrentamos no cobra importancia en nuestra vida porque comprendemos que nada de lo que vivimos escapa de la voluntad de nuestro Padre. Podrán haber momentos de aflicción que pretenden hacernos desfallecer, sin embargo contamos con la promesa que nos dejó Su Hijo Jesús, nuestro Señor: "de toda aflicción nos ha librado, en Él hallamos paz".


La esperanza que tenemos en vivir en la paz que Él nos da, nos levanta en medio de la aflicción y nos fortalece de tal manera que no hay nada ni nadie que pueda amedrentarnos porque sabemos que estamos seguros en Él, que es Él quien nos sustenta, nos defiende y nos protege. No hay temor alguno que pueda estancarnos porque sabemos que simplemente estamos cruzando al otro lado. 


Los hijos de Dios sabemos que toda aflicción como tiene su principio también tiene su final; su principio podrá ser tortuoso y doloroso, pero tenemos la certeza de que su final nos traerá victoria, porque ninguna aflicción que enfrentamos carece de propósito en Cristo; somos hijos de Dios, nada de lo que vivimos es en vano.


La aflicción también es bendición, es la forma en que los hijos de Dios vemos las tormentas por las que pasamos; para nosotros no hay días malos porque día tras día es un propósito en el cual andamos y en el cual estamos siendo edificados, transformados y bendecidos.


Dios nos conceda la fortaleza que necesitamos para mantenernos firmes en medio de la aflicción, que Su Espíritu nos fortalezca en todo tiempo para que no tiremos la toalla y podamos enfrentar las tormentas que vienen a nuestra vida cimentados en la identidad y en el carácter que nos ha dado en Su Hijo Jesús. Que nuestra fe no perezca, que por el contrario se fortalezca y avancemos en victoria hacia la meta divina que tenemos por alcanzar como hijos de Dios. Vivimos para Cristo, para ser como Él y para vivir como Él vivió.