Orar La Palabra De Dios: Oraciones De Pablo (Parte 2)

Devocionales

ORE PARA ANDAR CÓMO ES DIGNO DEL SEÑOR


Colosenses 1:9-11 – Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad.


En primer lugar, Pablo oraba para que ellos fueran llenos del conocimiento de Su voluntad, informados a través de una inteligencia espiritual verdadera. Conocer a Dios y lo que Él requiere de nosotros es nuestra primera responsabilidad.


“Si tú lees esta carta de principio a fin, observarás que Pablo alude frecuentemente al conocimiento y a la sabiduría. Dirige su atención en oración al punto en el que se juzgaba que la iglesia era deficiente. Él no los tendría por ignorantes. Él sabía que la ignorancia espiritual es una constante fuente de error, inestabilidad y tristeza, y por lo tanto deseaba que ellos fueran instruidos debidamente en las cosas de Dios”. (Spurgeon).


En segundo lugar, Pablo ora para que ellos pudieran vivir de acuerdo con el mismo conocimiento que ellos habían recibido, que vivieran en un caminar como es digno del Señor.


Este es un patrón familiar, repetido una y otra vez en el Nuevo Testamento. Nuestro andar se basa nuestro conocimiento de Dios y en nuestra comprensión de Su voluntad.


Llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios. Esta es la manera en que podemos agradar en todo a Dios y la manera en que podemos andar dignamente.


Esto hace referencia a un pensamiento de Jesús en Juan 15:7-8: Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.


“‘Llevando fruto en toda buena obra’. Aquí hay suficiente lugar para extenderse – ‘en toda buena obra’. ¿Tienes la habilidad para predicar el evangelio? ¡Predícalo! ¿Un niño pequeño necesita consuelo? ¡Consuélalo! ¿Puedes ponerte de pie ante miles y vindicarles la gloriosa verdad? ¡Hazlo! ¿Hay algún santo humilde que necesite un poco de la comida de tu mesa? ¡Envíasela! Deja que las obras de obediencia, de testimonio, de celo, de caridad, de piedad y de filantropía sean encontradas en tu vida. No selecciones cosas grandes como tu línea especial, sino glorifica al Señor también en las pequeñas – ‘llevando fruto en toda buena obra’”. (Spurgeon)


Mientras andamos como es digno del Señor, Su fuerza estará allí para ayudarnos en los retos que se nos presenten en la vida, y para soportar y vencer los problemas que vengan a través de las circunstancias (paciencia) y de las personas (longanimidad), con gozo.


Invitación: Ore Colosenses 1:9-11. Ore para que un amigo conozca la voluntad de Dios, para que aumente su conocimiento de Dios y sea fructífero en toda buena obra. Pídale a alguien que ore esto por usted.


Basado en el Comentario Bíblico Enduring Word de David Guzik.