[Visión 2020] Restituciones y resoluciones: Envolver

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Un hermano que creyó


En la Biblia, el libro de Judas se encuentra casi al final, justo antes del libro de Apocalipsis. Judas se presenta como el hermano de Santiago. Frecuentemente se le confunde con Judas Iscariote quien se hizo famoso por traicionar a Jesús. Pero este Judas, quien escribió esta carta, era en realidad el hermano de Jesús. Realmente, él era el medio hermano de Jesús, porque el Padre de Jesús era Dios. Pero María y José, el padrastro de Jesús, tuvieron hijos después de que Jesús nació. Tenían a Santiago y a Judas. Por eso Judas se presenta como el hermano de Santiago. Nadie querría leer el libro de Judas Iscariote, ¿de acuerdo? Queda claro que, en la Biblia, se acepta la carta de Judas hermano de Santiago y de Jesús. 


Ahora, en este libro, Judas está tratando de luchar contra los falsos maestros y edificar a los creyentes de Cristo. Es genial que él esté haciendo esto, combatiendo a los falsos maestros y tratando de edificar a aquellos que creen en Cristo. El propio Judas tuvo que pasar por cierto escepticismo en su propio corazón. Él era medio hermano de Jesús, pero no se convirtió en un creyente en Cristo hasta después de la resurrección de Cristo. ¿No es interesante? Se quedó atrás. Él dijo: «No sé sobre esto. No estoy seguro de este hombre. Es mi medio hermano. Tal vez ese milagro fue… No lo sé».


Juan escribe que los hermanos de Jesús lo animaron a dejar Galilea e ir a Judea para que más gente pudiera ver sus obras, pero también que «incluso sus propios hermanos no creían en él» (Juan 7:5). Marcos dice que, en un momento del ministerio de Jesús, su familia quería hacerse cargo de él, diciendo: «Él está fuera de sí» (Marcos 3:21).


Entonces, ¿qué pasó con Judas? Después de que Jesús resucitó levantándose de la tumba, Judas se convirtió en un creyente en Cristo. Era un creyente tan ferviente que quería «contender por la fe que de una vez por todas fue confiada al pueblo santo de Dios» (Judas 1:3). Si alguien podía hablar de la duda y la fe, era Judas. Él podía decir: «Déjame decirte acerca de creer en algo que es falso y llegar a creer en algo que es verdad».