La respuesta correcta

Dia 2 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

María obedeció


En nuestro primer vistazo a María y su preparación para la venida de Cristo, vimos que ella creyó a Dios. Ahora vemos el siguiente paso en su preparación: ella obedeció.


Cuando María preguntó a Gabriel cómo podría ser eso, ella preguntó sobre una lección de biología. Ella quería saber cómo podría concebir, ya que era virgen. El ángel da una respuesta increíble, pues le dice que el Espíritu Santo vendría sobre ella. Ante esta explicación, ella establece, «Hágase en mí conforme a tu palabra». En otras palabras, ella dijo, «yo creo, y digo sí».


Este incidente nos recuerda algo similar con Sara, la esposa de Abraham. En la cuenta de Génesis, Sara tenía 90 años cuando escuchó que el Señor decía a Abraham que él le daría a ella un hijo. Debido a su avanzada edad, ella rio ante la imposibilidad del cumplimiento de la promesa de tener un hijo. El Señor replicó, «¿Hay acaso algo imposible para el Señor?» Para Sara era imposible porque su visión de Dios era muy pequeña. Para María, era posible porque su visión de Dios era muy grande.


C.S. Lewis, en su libro, Una pena observada, dice, «Únicamente un riesgo real comprueba la realidad de una creencia». María tomó un gran riesgo aquí porque estaba en el tercer mes de su año de compromiso con José. Su embarazo sería un escándalo que podría resultar en su apedreamiento hasta la muerte. Esta era una verdadera situación de vida o muerte, que podría incluso humillar a su prometido, así como a toda su familia. Sin embargo, cuando el ángel le preguntó, ella respondió sin dudar, «sí, lo haré».


Primero María creyó y luego obedeció. ¿Qué te pide el Señor que hagas esta Navidad? ¿Te pide que creas y obedezcas? ¿Es tu visión de Dios lo suficientemente grande para decir sí, cuando te pida saludar a un vecino, perdonar una equivocación, amar a un miembro de la familia difícil de amar, o compartir el amor de Cristo con otro esta Navidad? ¿Puedes decir sí, como María lo hizo, cuando Dios te pida avanzar en fe? ¿Es tu Dios lo suficientemente grande para que creas y obedezcas?