4 Razones Para Creer Que en Dios Todo Es Posible

Día 1 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocional




Todo es posible


Un joven poseído por un espíritu maligno que lo atormentaba y no le permitía hablar. Un padre angustiado al ver el sufrimiento de su hijo. Discípulos ineficaces que discutían con los religiosos del momento cómo hacer exorcismos, y una turba esperando por Jesús para que les sanara de múltiples dolencias; es con lo que se encuentra Jesús al descender del monte de la transfiguración.


El padre del joven se abre paso en medio de la multitud y le pide a Jesús que haga por él, lo que sus discípulos no lograron; sanarlo del flagelo del diablo.


Pero ¿Puedes hacerlo Jesús? porque recuerda; cada vez que el demonio se apodera de mi hijo, lo derriba. Echa espumarajos, cruje los dientes y se queda rígido. Es el interrogante que tiene entre “Pecho y espalda”, atorado en su corazón el desesperanzado papá. “Si puedes hacer algo, ten compasión de nosotros y ayúdanos” (Mc. 9:14-32)


Hace años le escuché decir a uno de mis mentores que Jesús en el buen sentido de la palabra es un buen “Reciclador”, todo lo usa; cada circunstancia que rodeó su ministerio terrenal fue una oportunidad que Él aprovechó para establecer los principios del reino de Su Padre Celestial, y en esta oportunidad sucedió lo mismo; la respuesta de Jesús frente a las dudas que pudiera tener el padre del joven con relación a la capacidad de Jesús para sanar a su hijo, la usó para desafiar la fe de quienes creemos en Él.  


El interrogante del “Si” no tenía que ver con la capacidad de Jesús de sanar al joven atormentado por el diablo. El “Si” escondía realmente lo que había en el corazón del hombre: “Incredulidad”. “¿Cómo que si puedo? Para el que cree, todo es posible.” Contestó Jesús (Mc. 9:23)


Recuerda, Jesús no le está diciendo al padre del joven que su fe le permitiría hacer lo que quisiera, o que no habría límites para su fe, porque es como tener "Fe en la fe" que es una distorsión. En cambio, le está diciendo que Él (Jesús) puede hacer cualquier cosa por el que cree. El padre entonces buscó tener esa creencia en Jesús, y Jesús respondió a esa fe, echando fuera al demonio de la vida de su hijo.


¿Qué tal tú? ¿Puedes creer que para Dios no hay nada imposible? Porque al que cree y no duda, todo le es posible.