Lo Hará Otra Vez

Devocional

¿Cuántas cosas del pasado aún tenemos en nuestra maleta de viaje?


Es normal que a cualquier edad nos guste coleccionar recuerdos, nos hacen recordar de donde venimos, lo que hemos dejado y lo que hemos logrado, pero algunos recuerdos deben quedarse atrás, son pesados y no permiten fluir el propósito de Dios para nuestra vida. 


Muchos recuerdos pueden viajar contigo, no ocupan espacio, pero otros, solo ocupan espacio, te frenan, se convierten cargas pesadas. Raíces de amargura, falta de perdón, cerrar ciclos, recoger algo, cancelar algo, pagar una deuda... 


El profeta Isaías habla sobre la victoria prometida en el capítulo 43 a partir del verso 14, hace un recuento de todas las victorias y logros que el pueblo de Israel había obtenido, con Dios, pero el verso 18 dice: olvida todo eso, no es nada comparado con lo que voy a hacer. 


Podemos estar viviendo de victorias pasadas, incluso con fracasos pasados, pero Dios hoy nos recuerda, que vienen cosas mayores, no son palabras de “autoayuda” es Dios confirmando sus promesas para nosotros. 


Antes de iniciar una nueva temporada, vamos a analizar que llevamos en nuestro equipaje de la vida, que debe ir y que no, hazlo fácil, cuando hagas la revisión, pregúntate a ti mismo: 


¿Esto glorifica a Dios? ¿Esto está frenando el propósito de Dios? 


Toma ese tiempo, el que necesites, porque el verso 19, dice que Él ya empezó a hacer algo nuevo, aunque tú no hayas empezado a olvidar.