Cómo desarrollar un estilo de vida piadoso

Devocionales

Entender el conflicto básico


La historia del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde pudiera ser una alegoría para la vida cristiana. Hay una guerra en nuestros miembros, un conflicto constante entre lo viejo y lo nuevo, entre la corrupción y la virtud, entre el pecado y la obediencia. Parecería que somos esquizoides morales. Es una lucha entre lo que la Biblia llama el «viejo hombre» y el «nuevo hombre».


Cuando escucho a un evangelista decir: «Ven a Jesús y todos tus problemas desaparecerán», me estremezco porque se trata de una advertencia falsa. Me estremezco porque esta promesa contradice mi experiencia y peregrinaje espiritual.


En un sentido, mi vida no era complicada hasta que me convertí en cristiano. Antes de mi conversión solo tenía que lidiar con un hombre: el viejo hombre. Mi vida espiritual era unidimensional. Yo era el Sr. Hyde. El Dr. Jekyll nunca se había aparecido para molestarme.


Antes de mi conversión estaba muerto en mis delitos y pecados. Tal como dice Pablo sobre la persona no regenerada en Efesios 2, yo andaba «en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia» (v. 2).


Pero ahora soy un cristiano. Ahora estoy vivo hacia las cosas de Dios. He sido despertado a una nueva vida por la gracia regeneradora de Dios.


Coram Deo: vivir delante del rostro de Dios


Da gracias a Dios porque ya no caminas conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire.