Camino a Mi Encuentro Con Dios

Devocionales

 Prefacio


Crecí desde pequeño dentro en una familia cristiana. Pasaron los años y me adentré a servir a Dios, pero me cuestionaba ciertas cosas sin encontrar una respuesta entre ellas.


¿Por qué las personas no son transformadas?


Muchas personas se lamentan de la misma manera, por la misma pregunta o así mismo nos cuestionamos: ¿Por qué no he podido cambiar? ¿Qué me falta para lograrlo?


Confesé mis pecados y recibí a Jesús como mi Salvador. Ahora tengo la seguridad de que si muero esta misma noche voy al cielo. Sin embargo, ¿Qué pasa con la vida aquí en la tierra luego de la salvación? ¿Cuál es el objetivo de nuestra fe? ¿Qué es lo que debemos hacer? Y ¿hacia dónde estamos yendo?


En medio del estudio de la Palabra, descubrí la respuesta en el libro de Éxodo, el cual nos narra acerca de la peregrinación del Pueblo de Israel desde Egipto hacia Canaán. Nos muestra el proceso de transformación por el cual de ser esclavos pasan a ser hijos de Dios; de estar en lo más hondo como servidumbre, pasan a disfrutar de la primogenitura; y de idolatrar al Faraón y otros dioses, a ser un pueblo santo que adorará solamente a un Dios.


La vida de fe es un camino largo, real y específico dirigido hacia Dios. No es un camino incierto; es un camino de bendición, de ser pecadores a justos, de pertenecer al linaje de Adán a ser parte del linaje de Jesús, y de ser esclavos que vivíamos en la perdición, pasamos a ser herederos y victoriosos.


El hecho de creer en Jesús y obtener la salvación es el comienzo de la peregrinación espiritual; sin embargo, muchos cristianos lo consideran como una conclusión. Y para ti, ¿qué significa la salvación?


Encontrar la respuesta a esta pregunta nos dará la dirección de nuestra vida de fe, tu propósito y tu misión. Por esta razón te invito a escudriñar el libro de Éxodo el cual cumplirá la función de un mapa o una brújula, porque en ella nos muestra la gracia, su sangre, el bautismo, el desierto (entrenamiento de la vida), Monte Sinaí (entrenamiento de la Palabra) y el Tabernáculo (entrenamiento de la adoración). ¿En qué lugar estoy y como lo estoy viviendo?