Hierro afila hierro: mentoría de vida a vida [Life-to-Life®] en el Antiguo Testamento

Dia 3 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Día 3:Noemí y Ruth



Como Dios usó a Moisés para levantar a Josué como un futuro líder de Su pueblo, así Dios usó a Noemí para acompañar a su nuera Rut en un momento muy frágil y vulnerable de su vida.



Leemos sobre su historia en los cuatro capítulos del libro de Rut. Tuvo lugar en la época de los jueces después de que los hebreos se establecieran en la tierra prometida, pero antes de que coronaran a su primer rey. Una hambruna en la tierra hizo que un hombre llamado Elimelec, su esposa Noemí y sus dos hijos se mudaran de Belén a Moab.



Poco después de la mudanza, la tragedia golpeó cuando Elimelec falleció. Los dos hijos de Noemí se casaron con mujeres moabitas y la tragedia volvió a golpear cuando los dos hijos murieron. Una esposa permaneció en Moab, mientras que la otra, Rut, siguió a su suegra de regreso a Belén.



Rut, una extranjera en Judá, la tierra de su esposo, permaneció cerca de Noemí, quien se convirtió en su mentora. Cuando lo piensas, las dos no podrían haber sido más diferentes. Una era vieja y la otra joven. Venían de diferentes orígenes étnicos, culturales y religiosos.



Sin embargo, al leer su historia, encontramos una interdependencia saludable. También presenciamos a Rut entrar en una relación de pacto con Noemí que incluyó el compromiso sincero de Rut: “Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Donde tú mueras moriré, y allí seré enterrada. Que así me haga el Señor, y aun me añada, que solo la muerte me separará de ti”.



A medida que se desarrolla la historia, Noemí camina junto a Rut mientras Rut conoce y entra en una relación cada vez mayor con un hombre llamado Booz. Su mentoría llevaba al matrimonio de Rut y Booz. Rut se convertía en la bisabuela del rey David y, por lo tanto, en un antepasado de ¡Jesús el Mesías!



Su historia nos recuerda que las relaciones intergeneracionales de vida a vida tienen beneficios mutuos. ¡Realmente nos necesitamos el uno al otro! El discipulado de vida a vida es solo eso, cada uno compartiendo su vida con el otro: "hacer la vida juntos". Como vemos en el caso de Noemí y Rut, ¡tales relaciones podrían incluso surgir en nuestras propias familias!