Vibras

Devocionales

 ¿Alguna vez has escuchado algo que te molestó tanto que tuviste que hacer de todo para mantener la boca cerrada? A todos nos ha pasado cuando nos enfrentamos a la oportunidad de hacer la mejor respuesta ingeniosa de todos los tiempos o de poner a alguien en su lugar. ¡La parte más difícil de esos momentos es cuando sabemos que lo que queremos decir es CORRECTO! ¿Pero eso significa que deberíamos decirlo de todos modos? El apóstol Pablo dice que debemos hablar con la verdad: con amor. Es decir, no debemos hablar para dejar un punto en claro, para hacernos ver mejor o para humillar a las personas, sin importar cuanta razón tengamos o cuánto lo merezca esa persona. Observamos nuestro tono, nuestra elección de palabras y nuestro corazón, porque decir la verdad con amor es más que solo decir lo que es verdad. Es decir lo que es verdad de la manera más amorosa posible. 


 Hoy, ora durante tus interacciones con los demás. Cuando realmente te toquen de nervios, pídele a Dios que te ayude a contener tus palabras.