Matrimonio Del Reino

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Cuando una pareja anuncia su compromiso, la mayoría de personas quieren escuchar “su historia”: ¿cómo se conocieron?, ¿fue amor a primera vista?, ¿fueron novios de infancia? o ¿se conocieron más tarde en la vida? Cualquiera que sea el caso, la historia de cómo inició la pareja nos intriga. 


¿Has considerado el origen mismo del matrimonio? Si quieres tener un matrimonio saludable, lo primero que debes entender es que el matrimonio fue idea de Dios. Y dado a que Él lo creó, debemos ir a Él para poder saber su definición y obtener entendimiento. Esto quiere decir que, sin importar la historia de origen, cuando tu matrimonio se somete al control de Dios, tu relación puede florecer y llegar a ser todo lo que Dios quiere que sea.


En las Escrituras, descubrimos que Dios creó el matrimonio para Edificar Su reino en la historia de la humanidad. Un matrimonio del reino “es una unión entre un hombre y una mujer que se comprometen para funcionar al unísono bajo la autoridad divina con el propósito de reflejar la imagen de Dios y edificar Su soberanía en el mundo por medio del llamado de la pareja en cuanto al individuo y al conjunto”. Esta es mucha información, por lo que sería bueno que la vuelvas a leer. Pero en pocas palabras, la misión del matrimonio es replicar la imagen de Dios en la historia y cumplir Su mandamiento en cuanto a que la humanidad gobierne.


Así que el matrimonio no es simplemente un concepto social, ni tampoco sumeta es la felicidad. Este es uno de los problemas principales que muchos matrimonios enfrentan hoy. Las parejas se relacionan con el matrimonio solo en términos sociales y emocionales. Debemos ir de regreso al entendimiento bíblico del matrimonio. Dios lo creó como un pacto sagrado, con la responsabilidad de reflejar Su imagen y edificar Su reino. La felicidad es un beneficio del matrimonio, pero no es la meta del matrimonio. La meta es reflejar a Dios al edificar Su reino en la tierra. La felicidad surge como un resultado natural cuando se busca cumplir la meta bíblica. 


La conclusión es que el matrimonio es un concepto del reino, no un concepto social. 


¿Cómo hacer de la felicidad la meta del matrimonio crea problemas en nuestro matrimonio?