Descanso

Devocionales

Dios diseñó el descanso


¿Te ha pasado que enfermas y el doctor te dice que debes descansar obligatoriamente? El descanso es la quietud, reposo o pausa en el trabajo o fatiga. Es tomarse un momento para cobrar ánimo y renovar fuerzas. 


Muchos de nosotros hemos aprendido que el descanso se gana, que debes merecerlo, entonces trabajamos y trabajamos, para colapsar el fin de semana, y volver a comenzar el ciclo el lunes. Tristemente, nos acostumbramos a estar cansados todo el tiempo. Pero Dios no lo diseñó así.


“Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo”.


Piensa esto: el hombre fue creado por Dios en el día sexto, lo bendijo, y el día séptimo, Dios descansó. Esto significa que el primer día del hombre fue un día de descanso. Antes que Adán iniciara su trabajo de señorear la tierra, Adán pasó su primer día en comunión con Dios, en su presencia. 


El diseño de Dios es trabajar desde una posición de descanso y deleite en Él. Somos llamados por Dios primeramente a ser y no a hacer. Dios ya había creado todo antes de crear al hombre y a la mujer; podemos descansar porque Dios tiene el control. Para Dios, 6 días de trabajo son más productivos que 7 días de trabajo.


En este devocional meditaremos sobre el principio del descanso, que no sólo está en los Diez Mandamientos, sino desde Génesis, cuando Dios mismo decidió descansar. Dios no necesita descanso, él no se cansa, sin embargo, nos estaba modelando algo: Su creación sí necesita descansar. 


Somos mejores cuando estamos descansados, evitamos que el estrés de la vida diaria nos lleve al colapso y tengamos una vida llena de ansiedades y preocupaciones. Estamos diseñados para descansar. 


Oración


Dios, ayúdame a poder ver los descansos como algo mandado por ti, donde pueda aprender a confiar y creer que tú tienes los tiempos perfectos y que tu voluntad es mejor que la mía. Ayúdame a realmente descansar en ti. En el nombre de Jesús, amén.