Mansedumbre

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Mansedumbre, una característica que podemos desear


El diccionario define la palabra mansedumbre como la característica de una persona que es benigna y suave; por decirlo de otra forma, cuando hablamos de la mansedumbre de una persona también podemos hablar de la humildad de esa persona. Mansedumbre y humildad están relacionadas.


La mansedumbre es dejar de resistirse a lo que Dios quiere hacer en tu vida, es rendirse ante lo que Dios quiere usar en tu vida para tu bien, aunque no sea lo que hubiésemos deseado o planeado. Mansedumbre es la actitud que tenemos cuando aceptamos algo que es difícil para nosotros sabiendo que Dios nos puede ayudar. 


Y no, no es algo natural para nosotros, pero sí es algo que podemos desear para nuestras vidas. La mansedumbre es un fruto del Espíritu Santo y lo podemos cultivar y ver crecer en nuestras vidas.


Oración


Dios, gracias porque tú tienes el mejor plan para mi vida, tu bondad y amor es mi seguridad. Hoy te entrego mis planes, lo que hubiera deseado que sucediera, y mis sueños, decido dejar de resistirme a tu voluntad. Anhelo crecer en humildad, ayúdame a cada día poder decidir someterme y abrazar tu voluntad en mi vida, y recibir la paz que viene de confiar que cada situación en mi vida será usada para bien. Confío en ti Padre, amén.