DESENFOCADOS

Día 1 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocional

  UN MINUTO CON EL REY

Si eres de los que trabaja en casa todo un día o no ha hecho más que estudiar. (o ver series todo el día) puede que te asfixien todas las cosas que debes planear con un día entero desde casa y te frustres. O estás perdiendo tu tiempo y quieres salir de allí pero no sabes por donde comenzar. Hay alguien que vino a la tierra a enseñarnos el mejor modelo de una vida fresca, audaz, plena y abundante. Nos recomendó seguirla y poder subir a un nivel de libertad nunca antes conocido. ¡JESUS!

Jesús Fue en su tiempo de estancia en la tierra la persona más enfocada que existió cuando se trataba de tener claridad en su propósito y entender porque hacia lo que hacía y para quien. ¿Cómo lo lograba? Al comenzar su día con un ministerio que establecer. Muchas veces pienso que él no tenía su día planeado... solo iba a donde el Espíritu Santo le decía que fuera... pero ¿cómo podía hacerse sensible a su voz?... ¿cómo podía saber a dónde ir? y ¿cómo aprovechar cada minuto en la tierra?, ¿cómo podía entender a quién ir a hablarle cuando ni siquiera lo habían llamado? Y con tantas cosas que hacer solo en tres años ¿cómo lo disfrutaba? Bueno.  Siempre Jesús pasaba un minuto con el Rey, se abría una puerta en donde todo era posible, donde se llenaba de fuerza y valor para pasar las pruebas, los insultos, las murmuraciones, las imprudencias, los problemas. Cuando salía de su encuentro diario con Dios, su Padre, salía enfocado y entendía porque estaba en la tierra. No hubo un momento donde Jesús viviera algo sin que antes ya hubiera hablado con su padre y eso hizo la diferencia en su vida y determino el valor y el privilegio de poder vivir cada segundo en la tierra. 

  

Quizá si hay tiempo para Dios, pero cuando llega estás cansado para disfrutarlo como se debe o las cosas del día a día posponen tu encuentro, pero hay una cosa fundamental que siempre debe tener o implementar alguien que hace parte de la familia de Dios. Y es pasar tiempo con su Padre, un minuto con el Rey.  Decide hoy volver, Dios tiene una bandera en alto para que puedas ver dónde está. Ve a tu cuarto cierra la puerta y entra a la eternidad. 

te invito a profundizar mas en esto, hagamos famoso el nombre de   Jesús.