Buen Coraje

Devocional

Un Buen Coraje



Casi al final de la vida de Moisés vemos a Josué tomar el liderazgo del pueblo de Israel para guiarlos hacia la tierra prometida a través del desierto. Es allí cuando Moisés pronuncia las famosas palabras de ánimo para Josué, “sé fuerte y valiente”.



Al estudiar las palabras “fuerte y valiente” en su hebreo original, podrás notar que en el Antiguo Testamento se utilizan en diversas ocasiones como la misma palabra, es decir, podría interpretarse también como si Moisés le pidiera a Josué ser “fuerte y fuerte” o “valiente y valiente”.



Pero no fue la única ocasión que Josué fue llamado a ser “fuerte y valiente”, tras la muerte de Moisés es Dios quien ahora tiene una conversación directa con Josué en la que no solo una sino tres veces lo llama a ser “fuerte y valiente”.



Por si fuera poco, en el primer discurso de Josué hacia el pueblo ya como líder, ellos le confirman que lo seguirán tal como a su antecesor, no sin antes pedirle una sola cosa: ser “fuerte y valiente”.



Qué interesante que desde tres fuentes distintas Josué es llamado a ser “fuerte y valiente”, se lo dijo su líder Moises, su Dios y su pueblo. Creo que esto se debe a que Josué no era un hombre de guerra. Si bien sabía orar y acompañar a Moisés, quizá el pueblo notaba que no era alguien que destacara por su valentía, aún con todo eso lo vemos asumir el cargo de una manera extraordinaria.



Parece injusto que se le pida en tan repetidas ocasiones ser fuerte y valiente a alguien que no parece serlo, sin embargo, Dios no llamó a Josué a adoptar fuerza o valentía como una cualidad física sino a tener “Un Buen Coraje”, es decir, a tener una actitud y esfuerzo de ánimo tan grandes y firmes como para conducir a todo el pueblo a la tierra prometida.



¿Qué área de tu vida crees que puedes afrontar con buen coraje?



Un buen coraje hace al débil fuerte y al cobarde valiente.





Oración 


Dios quizá este sea un momento donde me es complicado pensar que tengo la capacidad de afrontar una situación complicada, pero hoy entendiendo que eres Tú quien me da la fuerza para nutrir mi ánimo, ayúdame a abrir mi visión para desarrollar un buen coraje y seguir adelante, amén.